El mundo de los ratones, como el de otros muchos periféricos, busca crear diseños rompedores, que entren por los ojos. Sin embargo, dejan a un lado la practicidad y la comodidad que deben proporcionar estos dispositivos. Es aquí donde entra en juego (nunca mejor dicho) el Razer Viper.

Diseño simétrico, cómodo y ligero

El Razer Viper se centra, sobre todo, en la comodidad del jugador, postulándose como un gran ratón de uso diario para todo tipo de tareas. De hecho, si no fuese por el RGB típico de la marca no importaría tenerlo en la oficina.

Nos encontramos con tres botones a cada lado del eje vertical del ratón, donde se encuentra situada la rueda. En cada mitad, tenemos un botón principal y dos secundarios, fácilmente alcanzables con el pulgar para ejecutar todo tipo de acciones y macros que podemos configurar con el software Synapse.

Precisamente, para mantener la sensación de confort a la hora de agarrar el ratón y que puedan reposar los pulgares, el Razer Viper cuenta con los laterales de goma. ¿El único inconveniente? Tendremos que estar pendientes de limpiarlo periódicamente, aunque realmente merece la pena.

Vista aérea del ratón junto al Surface Keyboard

Con este diseño en mente, las personas zurdas pueden olvidarse de tratar de usar el ratón en el lado derecho. En tareas de ofimática básica puede no ser perceptible, pero en un mundo de competición online, la respuesta humana es mucho más rápida al hacerla de forma natural. Por lo tanto, cada jugador, podrá utilizar el ratón con su mano habitual y mejorar su velocidad de juego.

El peso es de tan solo 69 gramos. Tal es así que, de primeras, provoca sensaciones encontradas. Ganamos en velocidad de movimiento, pero, si venimos de periféricos más pesados, tardaremos en acostumbrarnos a no mover el ratón sin levantarlo de la mesa.

Hablemos de la tecnología Razer 5G

Razer hace especial énfasis en la tecnología 5G que integra este ratón. No, el Razer Viper no tiene conexión de datos ni podemos hacer llamadas de teléfono con él. El 5G del Razer Viper se refiere a los switches integrados bajo los botones. Al contrario de lo que solemos ver en este mundillo, no cuenta con switches mecánicos.

Vista lateral del ratón con dos de sus botones personalizables

El funcionamiento es similar al de una célula fotoeléctrica, que podemos encontrar en las puertas de garajes y ascensores. Por debajo de los botones se emite un haz de luz que se corta cuando el botón baja al hacer clic. En el momento en el que se corta, el ratón envía la señal de pulsación al ordenador.

La principal ventaja de esto es que se reduce la fuerza necesaria para pulsar y el recorrido del botón, enviando la señal de pulsación en 0,2 milisegundos. Pese a todo, no hemos tenido ningún problema de clics involuntarios, que es algo que se podría esperar en un primer momento.

Como vemos, es un ratón destinado a tener la máxima velocidad y agilidad, eliminando el «lag» de entrada del periférico y el «lag» del jugador al disponer de movimientos naturales.

Hasta 16.000 PPP configurables

Los píxeles por pulgada son la medida estándar de la calidad de un ratón, puesto que determinan el tiempo que tarda en recorrer el puntero la pantalla de un sitio a otro. Este es un factor determinante a la hora de jugar y, como no podía ser de otra manera, el Razer Viper destaca con hasta 16.000 PPP.

Software Synapse 3 para la modificación de los PPP

Personalmente, configuro los ratones a 3.200 PPP para trabajar habitualmente en pantallas con alta densidad de píxeles. Sin embargo, para jugar la velocidad de respuesta al movimiento es esencial, especialmente en shooters como Call of Duty o Fortnite (cada cual dentro de su género).

Durante el análisis, tuve la oportunidad de aprovechar el lanzamiento de Gears Tactics junto al Razer Viper. La experiencia no pudo ser más satisfactoria, dando más dinamismo a un título que, a priori, puede parecer lento al tratarse de un juego táctico basado en turnos (TBT).

Además, la aceleración de 50G permite que el ratón detecte el movimiento desde el primer momento en el que lo tocas, independientemente de la fuerza con la que realices los movimientos.

Todo es personalizable en el Razer Viper

El Razer Viper cuenta con ocho botones completamente personalizables. Hasta ahora, hemos hablado de los botones principales y laterales (seis botones, más la rueda). Sin embargo, este ratón incluye una pequeña sorpresa en la parte posterior, y es que encontramos un botón junto al sensor.

Vista trasera con el sensor y el botón para cambiar las fases de PPP

La función de este botón es permitirnos cambiar los PPP en cinco fases, dándonos la posibilidad de alternar entre configuraciones sin tener que abrir la app Synapse 3. De esta forma, podemos pasar de 3.200 PPP a 16.000 PPP, simplemente, pulsando un botón.

El color de la luz que se encuentra junto al botón nos indicará la fase que se encuentra activada. Cada fase del Razer Viper puede ser configurada desde la aplicación Synapse 3, que se instalará automáticamente la primera vez que conectemos el periférico a nuestro equipo.

No es posible analizar el hardware sin hablar del software y es necesario mencionar el gran trabajo que ha hecho la marca con Synapse 3. No solo podemos personalizar los PPP del ratón y la transición del RGB, también podemos grabar macros para la automatización de acciones al pulsar en los botones laterales.

Un cable con luces y sombras

Quien me conoce sabe que llevo años inmerso en una cruzada contra los cables. Quizá, ese es el motivo de que este análisis hable de algo que parece tan poco importante como un cable. Debo decir que tras usar el Razer Viper no he echado de menos mi ratón inalámbrico, porque el peso del cable es imperceptible.

Cable del Razer Viper yendo hacia el final de una mesa

El mouse cuenta con un cable de 2,1 metros completamente flexible y, debido a su peso y recubrimiento, un rozamiento prácticamente nulo con la superficie de apoyo. Con otros ratones, nos vemos obligados a conectarlos a un USB frontal del ordenador, pero con este dispositivo no tendremos que desperdiciar el puerto de esa forma.

Debo destacar que, aunque el recubrimiento del cable hace que el movimiento sea imperceptible para nosotros, quien sí lo puede notar es el polvo y la suciedad que reposen sobre la mesa. Lo digo porque veréis como acaba pegado al cable y tendréis que limpiarlo cada poco tiempo.

¿Y el precio del Razer Viper?

Para poner todos los aspectos del ratón en perspectiva, debemos mencionar el precio del Razer Viper: 77,98 euros en Amazon a la hora de escribir estas líneas. Debo reconocer que me llevé las manos a la cabeza cuando lo miré por primera vez; sin embargo, tras varios día de uso, terminé cambiando de opinión.

La tecnología de los switches es realmente innovadora, junto con un gran diseño y especificaciones que no solo se quedan sobre el papel. Además, el software es un plus al haber de Razer. Por lo que, poniendo todo en perspectiva, diría que la relación calidad-precio es más que correcta y recomendaría su compra.

microsoftinsiderxyz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here