Microsoft está trabajando en nuevas actualizaciones y mejoras de características de Windows 10 de forma constante. Para acelerar la llegada de novedades se pasó a un modelo de actualización semestral, aumentando las posibilidades de actual el base al feedback de los usuarios. Por desgracia, no siempre sale todo lo bien que debería, llegando a crear problemas para algunos.

Estos bugs pueden ir desde solo visuales como el de no contar con conexión, como aquellos que realmente supongan un problema para utilizar nuestro equipo con normalidad. Diferentes acciones se han tomado en consecuencia de ello, como la posibilidad de no actualizar nuestra versión hasta que nos quedemos sin soporte.

Una actualización en otoño para Windows 10

A través de Zdnet hemos podido conocer algunos de los planes que tiene Microsoft con Windows 10X. El de las aplicaciones Win32 a la nube era algo que ya había comentado Zac Bowden, pero lo realmente interesante llega en el modelo de actualizaciones que estaría planeando Microsoft.

Según indican, Microsoft mantendría el modelo de dos actualizaciones anuales, solo que lo hará de forma diferente. Más concretamente, a principios de año se actualizará 10X, y en otoño (2XH2) se actualizará Windows 10. Esto permitirá a los ingenieros dedicar sus recursos de manera diferente a la actual, y nos dejará con una actualización anual para cada sistema.

Un punto muy importante es que, al contar con un año para cada versión, es más sencillo dedicar ese tiempo a corregir errores, dado que requieren menos recursos que añadir novedades. Esperemos que estos cambios de planes desde Redmond mejoren los puntos flojos del sistema operativo, pero es muy interesante ver la ruta que están buscando tomar de aqui en adelante.

microsoftinsiderxyz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here