Como todos a estas alturas ya sabréis, las relaciones de Huawei con el gobierno estadounidense no pasan por los mejores momentos. Unas relaciones que, debido a la guerra por el despliegue de la tecnología 5G, podrían romperse definitivamente después de que el ejecutivo estadounidense incluyese a Huawei, y sus diferentes filiales, en la lista negra de Estados Unidos por razones de «seguridad nacional».

Un conflicto que afecta a todas las empresas estadounidenses

Esta situación, además de la ruptura entre Google y Huawei y que podría suponer un duro golpe para la división de telefonía móvil de la compañía china, ha desencadenado una serie de acontecimientos que afectan a prácticamente la mayoría de las empresas tecnológicas de Estados Unidos. Inclusive Microsoft.

Huawei P20 Pro

Que el gobierno de Donad Trump coloque a Huawei en su lista negra de compañías trae consigo muchas consecuencias, entre ellas la prohibición de operar en suelo estadounidense y la privación del comercio o la colaboración entre empresas de Estados Unidos y la compañía china. Algo que impide tanto la venta de hardware como de software.

Huawei también se quedaría sin Windows 10

Y si esto suponía para Huawei la ruptura con Google, quien ofrece a los terminales de la marca su sistema operativo móvil junto con su tienda de aplicaciones y sus diferentes servicios, lo mismo ocurre con Microsoft. De esta manera, debido a la decisión del gobierno de Donald Trump, la compañía de Redmond también se vería obligada a cortar toda relación con Huawei. Algo que se supondría para Microsoft el tener que dejar de comerciar con la empresa china las licencias OEM de Windows 10 que dan vida a los portátiles Huawei.

Los portátiles de Huawei en peligro

Ahora, en una nueva evidencia de la ruptura de Huawei y las empresas estadounidenses, Microsoft acaba de retirar de su tienda online el Huawei MateBook X Pro, uno de los últimos portátiles de la marca disponible desde hace muy poco en la tienda de Microsoft. Un movimiento que podría estar enfocado a proteger a futuros compradores en el hipotético caso de que la compañía de Redmond se viese obligada a dejar de ofrecer soporte a dichos equipos.

Este movimiento, como ya es costumbre en Microsoft, se ha hecho sin anuncio oficial alguno, por lo que tendremos que esperar para ver en qué termina todo esto. Por su parte, el gobierno estadounidense ha dado una prórroga de tres meses a Huawei para que ponga en orden su negocio y evitar así una salida mucho más traumática. Tendremos que esperar al mes de agosto para ver si la sangre termina llegando al río. ¿Qué opináis vosotros? ¿Creéis que Huawei y el gobierno estadounidense llegarán a un entendimiento?

2 Comentarios

Comments are closed.