Hace no demasiado tiempo, era imposible ver Microsoft y Linux en la misma frase. Los de Redmond decidían embarcarse en todas las aventuras por su cuenta y riesgo durante los mandatos de Bill Gates y Steve Ballmer. Sin embargo, con la llegada de Satya Nadella al puesto de CEO, la filosofía de Microsoft comenzó a cambiar para abrirse a todas las tecnologías.

Desde entonces, es frecuente escuchar, durante las presentaciones y eventos, frases como “Microsoft ama a Linux” o “Windows es la casa de todos los desarrolladores”. El primer paso para cumplir esto último lo vimos con la integración del Windows Subsystem for Linux, que permitía instalar distribuciones como Ubuntu, Debian o SUSE sin necesitar una máquina virtual.

Llega Windows Subsystem for Linux 2

Durante el evento Build 2019, Microsoft recordaba esta misión de atraer a todos los desarrolladores, independientemente del sistema operativo para el que programen. Dieron un gran paso con la integración del subsistema Linux en Windows 10, pero presentaba grandes limitaciones al trabajar sobre el núcleo de Windows NT.

WSL funciona como una capa de traducción que interpreta las llamadas del sistema Linux y hace que funcionen sobre Windows NT. Esto supone un problema de escalabilidad, ya que no todos estos procedimientos pueden ser interpretados y, por lo tanto, algunas aplicaciones no funcionaban correctamente o se encontraban con limitaciones.

Prueba de rendimiento con cronómetro

Windows Subsystem for Linux 2 integra su propio kernel Linux, por lo que cuenta con capacidad completa para ejecutar todas las llamadas del sistema. Por ejemplo, ahora será posible ejecutar la versión para Linux de Docker sin necesidad de salir de Windows o arrancar una pesada y menos eficiente máquina virtual.

Rememorando a Project Astoria

Este cambio nos recuerda a Project Astoria, que fue la integración de Android en Windows 10 Mobile, con la posibilidad de ejecutar todas sus aplicaciones de forma nativa. El uso de un kernel Linux elimina las limitaciones existentes y permite que el equipo de WSL puede actualizarlo sin necesidad de realizar modificaciones en la capa de traducción.

Las operaciones de archivos intensivas como apt update, npm install git clone verán incrementada su velocidad entre 2 y 5 veces con respecto a lo visto en la primera versión del Subsistema Linux para Windows. Sin embargo, esta mejora se eleva hasta 20 veces a la hora de, por ejemplo, descomprimir archivos TAR sobre WSL 2.

El kernel Linux utilizado ha sido optimizado especialmente para WSL 2, tanto en tamaño como en rendimiento para lograr la mejor experiencia. Además, contará siempre con las últimas actualizaciones y mejoras de seguridad, ya que se actualizará a través de Windows Update sin necesidad de intervención del usuario.

Por supuesto, el kernel será open-source

Las primeras versiones de WSL 2 estarán basadas en el código disponible en kernel.org, por lo que llegarán con la versión 4.19 del kernel Linux. Las modificaciones realizadas para integrarlo en Windows 10, junto a sus respectivas optimizaciones, estarán disponibles en GitHub, por lo que cualquier desarrollador podrá contribuir al proyecto y realizar sus propias compilaciones.

La nueva arquitectura, aunque proporciona la misma experiencia de usuario que WSL 1, cambia la forma en la que Linux interactúa con Windows. Por lo tanto, Microsoft mantendrá la compatibilidad con WSL 1 y podremos elegir con qué versión ejecutar las distintas distribuciones de Linux.

Se espera que Windows Subsystem for Linux 2 haga sus primeras apariciones públicas a finales de junio en las builds de Windows 10 20H1, que ya están recibiendo los Insiders del anillo rápido. Por supuesto, podremos acceder al nuevo WSL 2 desde la nueva app Windows Terminal en la que Microsoft también se encuentra trabajando.

microsoftinsiderxyz

1 Comentario

  1. El caballo de troya perfecto para irrumpir en la comunidad open source… quien quiera Linux no tenga que instalarse una distro completa. Genios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here