Llevamos bastante tiempo escuchando los rumores de una Xbox One que prescindiría de los discos Blu-ray. Los juegos físicos han estado con nosotros desde las primeras consolas y nos permitía cambiar de juegos cómodamente ante la escasez del disco duro o la baja velocidad de conexión. Sin embargo, los tiempos han cambiado y los juegos físicos ya no son tan necesarios más allá de los escépticos o los nostálgicos.

Con el cambio en el mundo de los videojuegos, en Microsoft llevan mucho tiempo queriendo prescindir de uno de los dos elementos mecánicos que todavía residen en su consola. El lector de discos está condenado a desaparecer y sería remplazado por el disco duro interno.

La Xbox One S sin lector de discos llegaría el 7 de mayo

Microsoft ha visto en esta ocasión la oportunidad de prescindir del lector de discos y ofrecer una consola con unas proporciones mínimas pero manteniendo la potencia de la Xbox One S. Una oportunidad de revolucionar el mercado de las consolas y ofrecer sus servicios y suscripciones digitales.

El resultado, recreado por Windows Central, no podría ser más atractivo, una consola que tendría el tamaño del mando de Xbox One y que haría más llevadero el poder moverla a voluntad donde queramos. Esta nueva Xbox One S sería además más económica y eliminaría uno de los elementos más propenso a estropearse. Esta consola incorporaría un disco duro de 1Tb para tener almacenamiento suficiente.

La realidad es que, la mayoría de nosotros hace tiempo que no ponemos un disco dentro de nuestra Xbox One y eso lo han notado en Microsoft. La falta de uso refleja que este área de la consola ya no es tan necesaria.