Hoy ha ocurrido uno de estos eventos dignos de mención. Microsoft y Google han trabajado juntos y han descubierto una nueva vulnerabilidad en los procesadores semejantes a Meltdown y Spectre. El nombre de esta nueva vulnerabilidad es Speculative Store ByPass y actua de la misma manera que Spectre y los exploits utilizados con CPUs modernas. Los navegadores como Safari, Edge y Chrome fueron parcheados contra Meltdown este año e Intel indica que estos son aplicables a esta variante 4.

El nuevo problema de las CPUs supondrá ralentizaciones

A diferencia de Meltdown (y más parecido a Spectre) esta nueva vulnerabilidad también dispondrá de actualizaciones de firmware para las CPUs que podría afectar a su rendimiento. Desde Intel ya han enviado actualizaciones de microcódigo para Speculative Store Bypass como una beta para los OEM. La compañía espera que estén disponibles de manera más amplia durante las próximas semanas. Las actualizaciones llevarán la protección desactivada por defecto reduciendo el impacto sobre el rendimiento.

Cuando se activa se ha observado un impacto entre un 2-8% basado en los benchmarks

Es por esto que los usuarios tendrán que decidir entre seguridad y rendimiento. La elección queda en manos del usuario. Esto es debido a que esta nueva vulnerabilidad es menos problemática que las que se descubrieron a comienzos de este año.

Microsoft ofrece hasta 250 mil dólares para fallos que puedan encontrarse similares a Meltdown y Spectre. La compañía de Redmond asegura que descubrió esta vulnerabilidad en noviembre y que la compartió con los partners de la industria. Ahora, están trabajando con Intel y AMD los impactos sobre el rendimiento de los sistemas.

Microsoft ha indicado que no son conscientes de ningún ataque en ningún ordenador Windows o en infraestructuras en la nube. Ofrecerán debido a su bajo riesgo una actualización en el parche mensual.

Intel ha indicado que está preparando cambios en el diseño de sus procesadores para cubrir estas vulnerabilidades y la nueva generación de procesadores Xeon (Cascada Lake) contarán con protecciones de hardware. Así mismo, la octava generación de procesadores Intel Core que se ofrecerán en la segunda mitad del año.