Me encantan esos términos acuñados por algunas personas que luego se convierten en expresiones tan comunes como vacías. Véase como ejemplo las famosas hojas de ruta.

En esta entrada vamos a comentar un poco acerca de la era post-PC y como se encuentran los distintos participantes. Si os parece interesante os ampliaré la información.
La primera referencia, de esta maldición más que era, data de 1999 por un científico del MIT (Debería haberla patentado, en Estados Unidos podría) aunque no sería hasta 2007 cuando Jobs la nombró. Desde entonces se ha intentado forzar esa era.

Forzar la máquina no beneficia a nadie

A partir del momento en que Jobs pronunció esas palabras comenzó un sinfín de desfiles de productos intentando reemplazar al PC. Desde el primer ipad, las incontables tabletas de HTC, Motorola, Samsung (Quien no recuerda como retiraron su tablet debido a lo mal que quedaba frente al ipad), LG y otras muchas marcas.

Todos esos productos y los que han venido en años siguientes eran incompletos, bodrios o experimentos que, a precios en algunos casos disparatados subvencionaban su investigación. Quien no quería una tablet, aunque, una vez se tenía se buscase una utilidad. Yo cuando compro algo siempre miro si me es necesario. Mucha gente compró por moda más que necesidad.

¿Y porque eran incompletos? Porque su software era malo, el uso de recursos ridículo, la autonomía pobre…

La situación actual

Es un momento de estancamiento. Ahora este mercado tiene algo más de cordura y las soluciones se me antojan peculiares. Vamos a ver el habitual top 3 desde otro punto de vista:

  1. Apple: goza de una salud fabulosa, económicamente hablando, pero padece algún que otro golpe frente a sus rivales. Su estética y su grupo de seguidores, ahora miedosos al cambio, les hace mantenerse.
  2. Android: el derroche personificado. Ver tal disparate de recursos para abrir programas sencillos, resoluciones que superan de lejos la capacidad del ojo humano, marcos que impiden disponer de una ergonomía normal, añadir extras como el infrarrojos (¡otra vez!). Para que, con el frenesí que impone este sistema operativo, según se presenta un dispositivo ya se ha terminado de diseñar el próximo.
  3. Windows RT/ Pro: el patito feo. Se le ha considerado mal porque, Microsoft ha ido mejorando su software y hardware poco a poco. Y ahora está en condiciones de ofrecer un producto que puede marcar la diferencia.

Pero, además de que pueda ser este un blog pro Microsoft, ¿porqué recomendaríamos una tablet con Windows 8.1?

Al final es algo que prefiero resumir con lo de siempre. Mi ordenador, un HP IQ500 salió allá por 2008. Es un ordenador viejo, su pantalla táctil es bastante peculiar porque no es capacitiva ni resistiva, y aún con todo este equipo todo en uno ha podido ser actualizado a Windows 8.1 y funciona muy bien. Lo uso a diario y es una gozada.

¡El antiguo portátil de mi novia, un Samsung Q35 de 2007! Con una ram inferior a la mayoría de teléfonos y tablets, y un procesador que “solo” es dual core. Está actualizado a Windows 8.1 y va muy bien.

Si se puede actualizar un equipo que tiene 6 o 7 años a sus espaldas, sin ser tope de gama, me ofrece más garantía de que será actualizado o que podré hacerlo yo frente a otras alternativas.

Evidentemente Microsoft ha cometido errores y debe mejorar pero, de momento me parece que es más probable que mi tablet Dell XPS 10, anunciada en 2012, se actualice a 8.2 y sucesivos que, la tablet Nexus 7 que compramos en 2012 a mi madre se le actualice a Android 4.5 o 5. Eso es lo que me ofrece. Seriedad y seguridad.

Por tanto, Microsoft me ofrece la seguridad que no pueden ofrecer los demás sin tener que hacer cábalas.

¿Y vosotros, que opináis sobre la era post-pc?

Comments are closed.