jueves, 25 julio 2024

Integración de NPU en Windows 11: Un avance en la informática de la IA

La colaboración entre AMD y Microsoft ha dado frutos, permitiendo que las NPU de AMD sean monitoreadas a través del Administrador de Tareas, una funcionalidad previamente limitada a los chips de Intel.

Una NPU (Unidad de Procesamiento Neuronal) es un tipo de procesador especializado en realizar cálculos para redes neuronales, que son algoritmos comunes en programas de inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático. Estos procesadores están diseñados para manejar tareas específicas de IA, como el reconocimiento de patrones y el procesamiento de lenguaje natural, de manera más eficiente que las CPU tradicionales

Optimización de recursos en tiempo real

Con la NPU integrada, los usuarios podrán ver cómo se asignan los recursos en sus dispositivos y qué componentes del sistema están en uso, lo que es crucial para la gestión de la energía en portátiles y notebooks.

Al estar incorporada dentro del Administrador de Tareas de Windows 11 podremos ver que programas están haciendo uso de dicha NPU. Al igual que ya sucede con el procesador o con la tarjeta gráfica o el RAM. Esto nos permitirá conocer el uso de la NPU en Windows.

Compromiso con la complejidad tecnológica en Windows 11

Este avance refleja el compromiso de Microsoft de mantenerse al día con la complejidad creciente de los PCs. Siguiendo el precedente establecido con la monitorización del uso de GPU en los gloriosos años de Windows 10. Como vemos el Administrador de Tareas cada vez es más complejo y más avanzado. La llegada de la NPU así lo muestra. Actualmente podemos medir los siguientes elementos:

  • Uso de la CPU: Es crucial monitorear el porcentaje de uso de la CPU para identificar procesos que consumen demasiados recursos.
  • Memoria RAM: Observar la cantidad de memoria utilizada y disponible puede ayudar a detectar fugas de memoria o aplicaciones que requieren mucha RAM.
  • Disco Duro: El monitoreo del uso del disco permite ver la actividad de lectura/escritura y detectar posibles cuellos de botella en el rendimiento.
  • Red: La carga de red que ocasiona un proceso es importante para entender cómo las aplicaciones interactúan con la red y cómo esto afecta la velocidad de conexión.
  • GPU: Si tu sistema tiene una GPU dedicada, monitorear su rendimiento puede ser útil, especialmente si utilizas aplicaciones gráficas intensivas.
  • Batería: Para dispositivos portátiles, es útil monitorear el consumo de batería de los procesos para optimizar la duración de la misma.
  • Programas con inicio automático: Algunos programas se configuran para iniciarse automáticamente con el sistema. Es importante revisar y gestionar estos para asegurar un arranque rápido y eficiente.

En un futuro, Microsoft podría considerar incorporar algunos elementos al Administrador de Tareas tales como: la temperatura del sistema, la integridad del disco o los procesos en segundo plano.

VíaNeowin
José Palacios
José Palacioshttps://microsofters.com
Todo esto empezó con Windows 8 y ya vamos por Windows 11. La tecnología y la comunidad es la mezcla perfecta para seguir después de tantos años.
Suscríbete
Notificar de
guest

0 Comentarios
Opinión Inline
Ver todos los comentarios

Últimas noticias