martes, 21 mayo 2024

El cemento, el aliado inesperado de Microsoft

Microsoft es una de las empresas tecnológicas más comprometidas con la lucha contra el cambio climático. La compañía se ha propuesto eliminar su huella de carbón para el año 2030. Es decir, eliminar más carbono del que emite. Para lograr este ambicioso objetivo, Microsoft está explorando diversas soluciones innovadoras, como el uso de un tipo de cemento que absorbe dióxido de carbono (CO2) para construir sus centros de datos.

Los diferentes tipos de cementos

El cemento es uno de los materiales más utilizados en la construcción, pero también uno de los que más contribuye al calentamiento global. Se estima que la producción de cemento es responsable del 8% de las emisiones globales de CO2. Esto se debe a que el proceso de fabricación del cemento requiere mucha energía y libera grandes cantidades de este gas contaminante.

Sin embargo, no todo el cemento es igual. Existen diferentes tipos de cemento con distintas propiedades y características. Uno de ellos es el cemento Portland, el más común y el que más CO2 emite. Otro es el cemento con cenizas volantes, que se obtiene a partir de los residuos de la combustión del carbón en las centrales eléctricas. Este tipo de cemento tiene la ventaja de que requiere menos energía y emite menos CO2 que el cemento Portland.

Pero hay un tipo de cemento aún más ecológico: el cemento con activación alcalina. Este cemento se produce mediante una reacción química entre cenizas volantes y una solución alcalina, sin necesidad de calentar la mezcla. El resultado es un material resistente, duradero y, lo más importante, capaz de capturar CO2 del aire y convertirlo en carbonato cálcico. De esta forma, el cemento se vuelve carbono negativo, ya que almacena más CO2 del que emite.

El cemento empleado por Microsoft

Microsoft ha decidido apostar por este tipo de cemento para construir sus centros de datos. Los centros de datos consumen mucha electricidad y generan mucho calor, por lo que requieren sistemas de refrigeración eficientes. Microsoft ha desarrollado varias soluciones para reducir el impacto ambiental de sus centros de datos, como sumergirlos bajo el agua o usar energía renovable. El uso del cemento con activación alcalina es otra forma de hacerlos más sostenibles.

Según Microsoft, el uso de este cemento puede reducir las emisiones de carbono asociadas a la construcción de un centro de datos en un 15%. Además, el cemento puede seguir capturando CO2 durante toda su vida útil, lo que aumenta su beneficio ecológico. Microsoft ha colaborado con la empresa CarbonCure Technologies, especializada en soluciones para reducir las emisiones del sector del hormigón, para implementar esta tecnología en sus proyectos.

Microsoft espera que su iniciativa inspire a otras empresas a adoptar este tipo de cemento y contribuir así a la lucha contra el cambio climático. La compañía también está invirtiendo en otras formas de eliminar el CO2 del aire, como la reforestación, la captura directa o la bioenergía con captura y almacenamiento. Microsoft cree que la tecnología puede ser una herramienta clave para crear un futuro más verde y sostenible.

José Palacios
José Palacioshttps://microsofters.com
Todo esto empezó con Windows 8 y ya vamos por Windows 11. La tecnología y la comunidad es la mezcla perfecta para seguir después de tantos años.

1 COMENTARIO

Suscríbete
Notificar de
guest

1 Comentario
Más votados
Más nuevos Más antiguos
Opinión Inline
Ver todos los comentarios
Jacinto

Nunca lo hubiera dicho, le he enviado a mi sobrino este artículo pues es aparejador y siempre me comenta temas de construcción. ¡Gracias!

Últimas noticias