domingo, 14 abril 2024

Fuentes PostScript: un legado en peligro de desaparecer

Las fuentes PostScript son un tipo de fuentes digitales que se crearon en los años 80 por la empresa Adobe. Estas fuentes se basaban en el lenguaje de programación PostScript, que permitía describir gráficos vectoriales de forma precisa y flexible. Las fuentes PostScript se usaron mucho en el campo del diseño gráfico y la edición, ya que ofrecían una gran calidad y variedad de estilos tipográficos.

Sin embargo, las fuentes PostScript tienen un problema: no son compatibles con los formatos de fuentes más modernos, como el OpenType. El OpenType es un formato de fuentes que se desarrolló a partir de la colaboración entre Adobe y Microsoft a finales de los 90. El OpenType es un formato más avanzado y universal que el PostScript, ya que soporta Unicode, un estándar que permite representar todos los caracteres y símbolos de las diferentes lenguas del mundo.

Para poder usar las fuentes PostScript en los sistemas operativos y programas actuales, se necesita un software especial que las convierta a un formato compatible, como el TrueType o el OpenType. Este software se llama Adobe Type Manager (ATM), y fue creado por Adobe en 1989. Sin embargo, Adobe dejó de desarrollar y actualizar ATM hace años, y lo retiró del mercado en 2020.

Esto significa que los usuarios de fuentes PostScript se han quedado sin soporte oficial por parte de Adobe, y dependen de soluciones alternativas para poder seguir usándolas. Pero estas soluciones no son perfectas, y pueden causar problemas de rendimiento, seguridad y compatibilidad. Por ejemplo, algunos programas como Microsoft Office o Adobe Photoshop han dejado de admitir las fuentes PostScript antiguas, y solo aceptan las fuentes OpenType.

¿Qué opciones tienen los usuarios de fuentes PostScript?

Los usuarios de fuentes PostScript se enfrentan a un dilema: o bien renuncian a sus fuentes favoritas y las reemplazan por otras más actuales, o bien buscan la forma de convertirlas al formato OpenType. La primera opción puede suponer un gran inconveniente para los diseñadores gráficos, los editores y los aficionados a la tipografía, que valoran la calidad y la personalidad de las fuentes PostScript. La segunda opción puede ser más atractiva, pero también más complicada.

Existen algunos programas que permiten convertir las fuentes PostScript a OpenType, como FontLab Studio, TransType o FontForge. Estos programas suelen ser de pago o requieren conocimientos técnicos para usarlos. Además, la conversión no siempre es perfecta, y puede provocar errores o pérdidas de información. Por ejemplo, algunas características avanzadas de las fuentes PostScript, como las ligaduras o los glifos alternativos, pueden no funcionar correctamente en OpenType.

Otra opción es comprar las versiones actualizadas de las fuentes PostScript en formato OpenType directamente a Adobe o a otros proveedores. Esta opción puede ser más cara, pero también más segura y fiable. Sin embargo, no todas las fuentes PostScript tienen una versión equivalente en OpenType, y algunas pueden haber cambiado ligeramente su diseño o su nombre.

José Palacios
José Palacioshttps://microsofters.com
Todo esto empezó con Windows 8 y ya vamos por Windows 11. La tecnología y la comunidad es la mezcla perfecta para seguir después de tantos años.

1 COMENTARIO

Suscríbete
Notificar de
guest

1 Comentario
Más votados
Más nuevos Más antiguos
Opinión Inline
Ver todos los comentarios
Jacinto

La verdad es que Adobe ha perdido cancha año tras año. No puede ser que se necesiten instalar casi 1 Giga de software para poder leer un PDF-XFA, que se abre también de manera sencilla simplemente con tener instalado Firefox (y pronto se podrá abrir con Edge también o eso espero). Una cosa rara la verdad esto de Adobe, creo que se pasan bastante con sus requerimientos de instalación. Lo mismo pasa con las fuentes PostScript, hay muchas más alternativas para tener casi lo mismo y la gente de la calle no nota la diferencia y tanto le da.

Últimas noticias