lunes, 27 mayo 2024

El superordenador de Microsoft que puede entrenar modelos gigantes de IA

Microsoft ha dado un gran paso en el campo de la inteligencia artificial. Ha construido un superordenador que puede ayudar a OpenAI a desarrollar chatbots más avanzados y capaces. Según Bloomberg, la empresa de Redmond invirtió cientos de millones de dólares en este proyecto, que se basa en la plataforma Azure y las GPU de Nvidia. El objetivo es ofrecer una infraestructura de IA potente y escalable que permita a OpenAI y otros clientes entrenar modelos más grandes y complejos.

El superordenador de Microsoft es uno de los más potentes del mundo y puede alcanzar temperaturas muy altas. Para ello, utiliza miles de GPU conectadas entre sí mediante una red Quantum-2 InfiniBand. Esta red permite una comunicación rápida y eficiente entre los nodos del sistema. Así, OpenAI puede aprovechar al máximo las capacidades de IA de herramientas como ChatGPT y Bing.

El nuevo Bing basado en OpenAI utilizó una completa red de ordenadores

ChatGPT es un chatbot basado en el modelo GPT-3 de OpenAI, que utiliza redes neuronales profundas para generar respuestas coherentes y naturales a partir de un texto o una imagen. Bing es el buscador web de Microsoft, que también utiliza la IA para ofrecer resultados relevantes y personalizados a los usuarios. Este está basado en GPT-4.

“Vimos que tendríamos que construir clústeres especiales centrados en habilitar grandes cargas de trabajo de entrenamiento y OpenAI fue uno de los primeros puntos de prueba para eso”, dice Eric Boyd, vicepresidente corporativo de Azure AI, en una declaración. “Trabajamos estrechamente con ellos para aprender cuáles eran las cosas clave que buscaban cuando construían sus entornos de entrenamiento y cuáles eran las cosas clave”.

Microsoft no es la única empresa que apuesta por la inteligencia artificial. Google también tiene su propio proyecto llamado Bard. Que consiste en un chatbot capaz de escribir textos creativos como poemas o canciones. Bard utiliza el modelo T5 de Google, que también se basa en redes neuronales profundas. Generando textos a partir de una palabra o una frase.

Tanto Microsoft como Google demuestran que la inteligencia artificial es un campo con mucho potencial y aplicaciones prácticas. Sin embargo, también plantea desafíos éticos y sociales que deben ser abordados con responsabilidad y transparencia.

FuenteBloomberg
José Palacios
José Palacioshttps://microsofters.com
Todo esto empezó con Windows 8 y ya vamos por Windows 11. La tecnología y la comunidad es la mezcla perfecta para seguir después de tantos años.
Suscríbete
Notificar de
guest

0 Comentarios
Opinión Inline
Ver todos los comentarios

Últimas noticias