domingo, 5 diciembre 2021

Análisis de Surface Laptop 4 (AMD Ryzen 7): potencia por los cuatro costados

Surface Laptop 4 veía la luz el pasado mes de abril para continuar con la gama portátil de Microsoft. La renovación no destacaba demasiado, más allá de renovar los procesadores. Sin embargo, hemos encontrado cómo este pequeño cambio hace que el dispositivo sea mucho más capaz en prácticamente todos los escenarios.

Si anteriormente estuvimos poniendo a prueba el Surface Laptop 3 con Intel, en esta ocasión hemos pedido el modelo con procesador de AMD. El «equipo rojo» ha comenzado a destacar en el segmento portátil y teníamos ganas de ver si, realmente, es capaz de competir de tú a tú con los procesadores Intel de undécima generación.

El Surface Laptop 4 en cuestión es el modelo de 15 pulgadas, integrado por un procesador AMD Ryzen 7 junto a 16 GB de RAM y 512 GB de almacenamiento de estado sólido. No olvidemos mencionar que contamos con acabado de aluminio en negro. Por lo tanto, no podremos valorar la construcción de la superficie Alcantara en este equipo.

Surface Laptop 4 (15″)
Pantalla15″ IPS LCD
PixelSense 2496x 1664
Relación de aspecto 3:2
ProcesadorAMD Ryzen 7 4980U
8 núcleos / 16 hilos @ 2 GHz (hasta 4,4 GHz)
Memoria RAM16 GB LPDDR4x
Almacenamiento512 GB SSD NVMe
GráficosRadeon Vega 8
ConectividadWiFi 802.11ax
Bluetooth 5.0
PuertosUSB-A
USB-C
Jack 3.5
Surface Connect
OtrosReconocimiento facial
Sistema operativoWindows 10 Home
Dimensiones y peso339,5 x 244 x 14,7 mm – 1,54 Kg
BateríaHasta 17,5 horas
Precio1.849 €

Diseño continuista, con todos sus pros y sus contras

Para hablar del diseño de Surface Laptop 4 podría perfectamente enlazaros al análisis que ya realizamos de Surface Laptop 3. Sin embargo, haremos un repaso de los pros y los contras de un diseño que Microsoft ha reciclado por cuarta vez.

Nos encontramos con un acabado sobrio y elegante, que mantiene la esencia de lo que debe ser un ultrabook. Su construcción nos permite desplegar la pantalla con un solo dedo sin elevar el resto del equipo, como ocurre en los portátiles de Apple. También, destacan su peso de 1,54 kg y un grosor de 14,7 mm, lo que lo convierte en un equipo que podemos coger mover con facilidad.

Escritorio remoto con Windows 11 en Surface Laptop 4

Por contra, volvemos a destacar esos enormes marcos alrededor de la pantalla que, únicamente, podrían estar justificados en la parte superior e inferior debido a los sensores de Windows Hello y por razones de simetría. En los laterales, Microsoft debería reducirlos a imagen y semejanza de lo que ya hiciesen con Surface Pro X.

De hecho, en el caso de Surface Laptop 4, los de Redmond no tienen ninguna excusa. Con Surface Pro pueden escudarse en la compatibilidad de los accesorios, pero un portátil no admite esa posibilidad. Da la sensación de que Microsoft no quiere pillarse los dedos con un concepto que sigue vendiendo, pero al que los partners han tomado la delantera.

El teclado de Surface Laptop 4 es inigualable

El teclado es una delicia, como viene siendo habitual en los dispositivos Surface. En cuanto al ruido, es un teclado bastante silencioso que simplemente suena para darnos feedback de la pulsación de las teclas.

Si hablamos de la disposición, se agradece que el botón «Supr» se encuentre en la esquina superior izquierda, por lo que evitaremos apagar o suspender el equipo cuando, simplemente, queramos borrar algunas letras.

Teclado de Surface Laptop 4

Además, Microsoft se toma muy en serio la distribución ISO en los modelos europeos. Como consecuencia, tenemos las teclas colocadas de la misma manera que en un teclado de sobremesa y, además, contamos con esa tecla Intro que nos permite pulsarla sin necesidad de quitar la vista de la pantalla.

En un modelo de 15 pulgadas, podríamos echar en falta un teclado numérico. En ese caso, tendríamos que perder en tamaño de tecla y el teclado de Surface Laptop 4 perdería esa facilidad a la hora de utilizarlo que tanto recalcamos cuando analizamos estos dispositivos.

El trackpad, por su lado, permite que el uso del puntero en un portátil se realice de forma completamente natural. El tamaño es perfecto para utilizar los gestos que nos permiten mejorar nuestra productividad con los atajos personalizables de Windows 10. Por supuesto, se trata de un touchpad de precisión, por lo que no tendremos que pelearnos con drivers de Synaptics, Elan u otros fabricantes.

La pantalla destaca por sus colores, no por su innovación

La pantalla de 15 pulgadas de Surface Laptop 4 destaca por su resolución, colores y relación de aspecto. No hay duda de que estos dispositivos están pensados para que trabajar sobre ellos sea una delicia y, pensando en esto, contar con una buena pantalla es fundamental.

Microsoft sabe sacar el máximo de Windows 10 gracias a las pantallas PixelSense que, gracias a su gama de colores y resolución, nos permiten disfrutar de efectos como Acrylic tal y como los vemos en los vídeos de presentación.  La resolución de 2496 x 1664 en una diagonal de 15 pulgadas (201 ppp) hace que no veamos ni un solo píxel en la pantalla de Surface Laptop 4.

Además, la relación de aspecto 3:2 nos permite mantener mayor contenido en pantalla, aunque es algo contraproducente a la hora de visualizar multimedia. Podemos elegir entre dos perfiles de color: Mejorado, que viene por defecto, o sRGB, que da colores más realistas y está pensado para fotógrafos y creadores de contenido.

No podemos poner como contra que utilice un panel IPS LCD en lugar de OLED, ya que los colores ofrecidos y, sobre todo, el brillo, no hacen que lo echemos en falta. Sin embargo, criticamos por cuarta generación la ausencia de HDR10 y, más todavía, en un modelo que se presentó de cara al gaming gracias a los gráficos integrados de AMD.

Lo mejor de Surface Laptop 4 está en el interior

Medios de todo el mundo dieron palos de todos los colores al modelo AMD con Surface Laptop 3, pero Microsoft ha conseguido dar la vuelta a la situación. La colaboración entre ambas empresas para personalizar los procesadores Ryzen ha dado sus frutos y en nuestras manos nos encontramos con un potente procesador de 8 núcleos y 16 hilos.

El AMD Ryzen 7 Surface Edition, también conocido como 4980U, es realmente un Ryzen 7 4800U con algo de overclock. En el caso de la frecuencia de procesador, los de Redmond han apretado las tuercas para subir 0,2 GHz las frecuencias base y turbo, logrando alcanzar los 4,4 GHz. Además, gracias a su buen hacer en cuanto a la refrigeración, veremos esta velocidad con gran frecuencia.

Por lo tanto, no tendremos que preocuparnos por el termal throttling, aunque sí debemos estar atentos por el ruido que producen los ventiladores si estamos en un sitio que requiera silencio, como una biblioteca o similar.

Sorprende la llegada de los 16 hilos a un portátil, más si cabe teniendo en cuenta que es la serie de bajo consumo de AMD. En nuestro uso profesional con Visual Studio o virtualización con Hyper-V, hemos conseguido sacar el 100% de esta CPU, pero solo lo conseguiremos en casos muy específicos y no lucirá demasiado en el día a día (salvo cuando Windows se actualice).

De hecho, en los bencharmarks, vemos cómo Surface Laptop 4 con el Ryzen 7 4980U se queda cerca del Intel Core i7-1165G7 en puntuación mononúcleo. Sin embargo, a la hora de valorar el uso del multinúcleo, se aprecia claramente cómo el procesador de AMD le pasa la mano por la cara a Intel.

Cinebench R23
Single CoreMulti Core
Surface Laptop 4
Ryzen 7 4980U
12637733
Dell XPS 13 9310
Intel Core i7-1165G7
13774647
PCMark 10
EsencialProductividadMedia
Surface Laptop 4900575345057
Dell XPS 13 9310955067774791
Geekbench 5
Single CoreMulti Core
Surface Laptop 415145488
Dell XPS 931011646835

Podemos pensar que este procesador es algo antiguo para llegar un portátil de 2021, pero, en esta ocasión, ha Microsoft le ha salido bien la jugada de utilizar un procesador de la generación anterior. ¿Por qué? Porque no hay stock de procesadores AMD Zen 3, así que tendremos que conformarnos con un procesador Zen 2 que tiene mucho que ofrecer.

Gráficos enfocados en juegos, que poco pueden hacer con algunos juegos

Los gráficos integrados Vega 8 del Ryzen 7 4980U también vienen algo pasados de vueltas, con 200 MHz por encima de la gráfica base y alcanzando los 1950 MHz de frecuencia. En otras palabras, este procesador, pese a ser de Serie U (pensada para movilidad) compite con bestias como el Ryzen 9 4900H cuando es capaz de dar el 100%.

Con estos datos sobre el papel, podemos esperar que rinda mejor que los recién estrenados gráficos Intel Iris Xe. Sin embargo, tanto los benchmarks como los títulos que hemos probado demuestran lo contrario. Además, nos encontramos con un comportamiento algo extraño cuando desconectamos el cargador.

3DMark
Time SpyFire Strike
Surface Laptop 4 Radeon Vega 8 (cargador)9912.503
Surface Laptop 4 Radeon Vega 8 (batería)1.3213.465
Dell XPS 13 9310 Intel Iris Xe1.6263.554
Surface Laptop 3 Intel Iris Plus G78942.381
Surface Laptop 2 UHD Graphics 6203891.271

Por ejemplo, en Time Spy de 3DMark, estos gráficos Vega 8 se quedan a casi 700 puntos de distancia de los Iris Xe del i7-1165G7. Ahora, cuando desconectamos el cargador, la diferencia se reduce a apenas 300 puntos. No es un hecho puntual, puesto que ocurre lo mismo en todas las pruebas.

¿Qué podemos deducir de esto? AMD da una gran importancia a sus gráficos integrados y, por lo tanto, decide recortar el uso energético de los dispositivos PCIe (como el SSD NVMe) para dar toda la potencia posible a los gráficos Vega. De esta forma, podemos mantener nuestro equipo de juego en movilidad.

Resultados de prueba de rendimiento de Forza Horizon 4

O así sería si el Surface Laptop 4 rindiese como debe en títulos como GTA V, donde no pasaremos de los 15 FPS con los gráficos en bajo. Otro escenario práctico es Forza Horizon 4, donde no disfrutaremos de una experiencia de juego vistosa al rondar la misma cantidad de fotogramas.

Mejora la memoria RAM para reducir las latencias

Bien es sabido que los gráficos integrados de AMD son muy dependientes de la memoria RAM del equipo. En este caso, Microsoft ha integrado módulos LPDDR4X en el Surface Laptop 4 con una velocidad de 4266 MHz. El impacto es positivo en videojuegos al reducir la latencia y aumentar la cantidad de fotogramas por segundo. Además, arañaremos algo más de autonomía al ser una memoria de bajo consumo energético.

CrystalDiskMark
LecturaEscritura
Surface Laptop 4
(cargador)
2.308,70 MB/s1.046,49 MB/s
Surface Laptop 4
(batería)
1.813,35 MB/s1.049,49 MB/s
Dell XPS 13 93102.714,14 MB/s414,09 MB/s

Desluce la unidad SSD NVMe cortesía de Hynix. Los datos de lectura oscilan entre 1.800 y 2.300 MB/s, en función de si tenemos el cargador conectado (cosas de AMD), siendo unos números más que aceptables. Sin embargo, la velocidad de escritura ronda los 1.050 MB/s, que es algo baja teniendo en cuenta el rango de precios en el que nos movemos. En nuestro uso diario no percibiremos la diferencia.

El puerto USB-A marca la diferencia

Si hablamos de conectividad, tenemos que hablar de puertos. El Surface Laptop 4 cuenta con un puerto USB-A, es decir, el puerto USB de toda la vida. Esto marca la diferencia de forma positiva con otros muchos equipos de otros fabricantes y siempre es un punto a tener en cuenta a la hora de adquirir el equipo.

Por otro lado, también tenemos un puerto USB-C, aunque Microsoft sigue prescindiendo de la conectividad Thunderbolt. Como vemos, tenemos una de cal y otra de arena. La pérdida del Thunderbolt limita el ancho de banda del puerto y nos puede suponer un problema si, por ejemplo, conectamos una pantalla de gran resolución.

En mi caso, con el monitor ultrawide Philips de 49 pulgadas que utilizo en mi día a día, me encontré con que no podía pasar de los 60Hz al superar el ancho de banda que permite el USB-C estándar. Por lo tanto, si queremos tener algo más de «potencia» para nuestros periféricos, tendremos que adquirir el Surface Dock, que no es precisamente barato.

Además, merece la pena reseñar que Microsoft no ha prescindido del jack de auriculares. Sin embargo, por el tamaño del equipo, sí que echamos en falta algún otro puerto, como podría ser un lector de tarjetas SD.

Velocidad de descarga por WiFi
Velocidad de descarga por WiFi

En el apartado inalámbrico, nos encontramos con un adaptador WiFi 6 y Bluetooth 5 cortesía de Qualcomm. Aquí, merece la pena destacar la buena recepción del módulo WiFi y la estabilidad que ha presentado el Surface Laptop 4 a la hora de trabajar con el Surface Precision Mouse y el Surface Keyboard por Bluetooth.

El Surface Laptop 4 no echa de menos el cargador

Microsoft indica que el Surface Laptop 4 con procesador Ryzen 7 debería lograr una autonomía de 17,5 horas. Habría que ver cómo hacen las pruebas para dar estas cifras, pero el uso real nos brinda unas cifras mucho más realistas.

Con un uso de ofimática básica, conformado por las aplicaciones de Microsoft 365, navegación y reproducción de multimedia, logramos una autonomía de unas 9 horas. No es tanto como dice Microsoft, pero cumple de forma sobrada para una jornada de trabajo sin cargador.

Si nos ponemos algo más exigentes y usamos el equipo para tareas más complejas como programar o virtualizar, la autonomía de la batería se quedará en alrededor de 7 horas. En este aspecto, podemos decir que el Surface Laptop 4 está en la media de lo que es un dispositivo de gama alta.

Conclusión

Surface Laptop 4 sigue reciclando el concepto que tan buenos resultados le está dando a Microsoft, a pesar de que, con ello, sigue arrastrando tanto sus virtudes como sus defectos. De esta cuarta iteración podemos destacar que los modelos AMD consiguen plantar cara a sus equivalentes de Intel.

Destacamos la capacidad de cómputo del Ryzen 7 4980U, aunque contrasta enormemente con el rendimiento de los gráficos integrados Vega 8. También, insistimos en que Microsoft debería abandonar los formatos propietarios y apostar por Thunderbolt, como hacen el resto de las fabricantes.

Javier Gualix Vidalhttp://microsofters.com
Administrador de sistemas. Creador de contenido en Microsofters. Hincha del Atlético de Madrid.

Deja tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas noticias