Hemos hablado mucho sobre Windows 11 en las últimas semanas. Hemos charlado sobre sus polémicos requisitos, su fluidez, su llamativo y moderno diseño, su nueva Microsoft Store y mucho más. Sin embargo, como jurista no puedo dejar de pensar en una palabra: los detalles. En un proceso judicial, los detalles lo son todo y decantan la balanza. Windows 11 es una oda a los detalles y voy a explicaros por qué.

El equipo de Windows está orgulloso del trabajo realizado (y no es para menos), por lo que están compartiendo muchos detalles sobre cómo han diseñado el sistema operativo. La verdad es que Windows 11 es un sistema operativo que se siente vivo, lleno de pequeñas animaciones y detalles que hacen de su uso una experiencia incomparable con Windows 10.

Windows 11 y los detalles

El nuevo Menú Inicio luce mejor que nunca y, por primera vez en la historia de Windows, se ubica en el centro. Esto es mucho más importante de lo que parece. Detrás de esta decisión no solamente hay una razón de usabilidad pensando en los monitores panorámicos y tablets, sino también un motivo filosófico. Windows 11 quiere ponernos en el centro a nosotros, a los usuarios, a los más olvidados por una larga época en la que Windows ha sido tratado principalmente como un producto empresarial.

Menú Inicio Windows 11
Windows 10 vs Windows 11

La nueva barra de tareas incluye pequeñas animaciones: cuando pulsamos el icono de una app, el icono del menú inicio, el del panel de widgets; cuando añadimos una nueva aplicación y vemos cómo las demás se desplazan de forma fluida; cuando vemos cómo la barra inferior de cada app muestra las progresiones de descarga… Está más viva que nunca.

Los nuevos emojis en 3D suponen un soplo de aire fresco y son una buena prueba de la ambición del equipo de diseño de Microsoft. No quieren dejar ningún cabo suelto y están dispuesto a asombrar al mundo con sus ideas. Personalmente, considero que estos son los emojis con mejor apariencia que existen en la actualidad.

Los nuevos emojis de Microsoft
Nuevos emojis 3D de Windows.

Los sonidos son una delicia, mucho más limpios y diáfanos que sus predecesores. Además, y como muestra del mimo por los detalles, Microsoft ha hecho que existan pequeñas variaciones entre los sonidos en función de si tenemos el tema claro u oscuro. Todo está pensado para que nada chirríe en la nueva experiencia auditiva.

La nueva iconografía presente a lo largo y ancho del sistema operativo es consistente entre sí y ofrece una experiencia como no recordábamos en Windows desde hace mucho tiempo. Todo parece moderno, en su sitio, cumpliendo perfectamente su función. ¡Incluso han creado una nueva fuente para el sistema operativo que se adapta mejor a distintos formatos de pantalla!

Iconografía Fluent Design
Nueva iconografía, botones y fuente de Windows 11.

Los temas de Windows 11 son otro magnífico ejemplo de la atención por los detalles. Existen temas para distintos gustos y sientan genial al nuevo estilo de Menú Inicio y barra de tareas. Incluso el wallpaper predeterminado luce de escándalo y evidencia la intención de encajar a la perfección con el nuevo estilo del sistema.

Temas de Windows 11
Nueva iconografía y temas.

La combinación de los elementos de diseño Mica y Acrylic Material es perfecta y ya encontramos ejemplos perfectos en el Explorador de Archivos, la Microsoft Store, la aplicación de Configuración o en el mismísimo Microsoft Edge. Se acabó esa época donde se aplicaba Acrylic de manera indiscriminada a elementos de las aplicaciones en los que no pintaba nada.

Nuevo diseño de Edge en Windows 11
Nuevo diseño de Microsoft Edge para Windows 11.

Microsoft ha querido poner énfasis en las micro-interacciones del sistema operativo. Las checkbox animadas, los engranajes de configuración girando o el botón de brillo aumentando de tamaño en función del brillo seleccionado son buen ejemplo de ello. La importancia de los detalles.

Un Windows creado para enamorar al usuario

La intención de Microsoft con Windows 11 está clara: debe sentirse novedoso y familiar al mismo tiempo. Windows 8 fue muy novedoso pero poco familiar y las consecuencias fueron terribles. Windows 10, en cambio, fue muy poco novedoso pero muy familiar, resultando en un sistema operativo bien valorado pero que no enamora. Windows 11 parece haber dado con la tecla y ha creado una tormenta perfecta.

Según el equipo de diseño de Microsoft, «la calma es muy necesaria en el mundo actual. Windows 11 lo facilita a través de una experiencia que se siente familiar pero que suaviza una interfaz de usuario que solía ser intimidante y aumenta la conexión emocional». En otras palabras, quieren que adoremos Windows, que disfrutemos del sistema operativo desde el mismo instante en que lo encendemos (de ahí que también hayan renovado la pantalla de bloqueo y reintroducido el sonido de inicio).

microsoftinsiderxyz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here