La Surface Neo fue presentada en otoño de 2019 y poco se ha vuelto a saber de ella desde entonces. Microsoft solo ha afirmado que el producto ha sido «pospuesto de forma indefinida» y, como sabréis, el principal motivo tiene nombres y apellidos: Windows 10X y su cancelación prenatal. Ahora, parece que Intel ha puesto un clavo más en el ataúd de Surface Neo con la cancelación de los procesadores de la serie Lakefield.

¿Realmente es una mala noticia para Surface Neo?

Esta noticia ha saltado a la palestra gracias al sitio Anandtech. La descontinuación de los procesadores Intel Lakefield no deja de sorprendernos, pues fueron anunciados en 2019 y solo vieron la luz en dispositivos muy concretos en 2020.

Se trataba de una serie de procesadores pensada para equipos como el Lenovo X1 Fold y Surface Neo. Sin embargo, la llegada de la pandemia ha cambiado las prioridades de todo el mundo y estos dispositivos revolucionarios tendrán que esperar para ganar popularidad. Ahora la gente lo que demanda son equipos buenos, bonitos y baratos, con buena duración de batería e ideales para el teletrabajo.

Sin embargo, quizás la noticia no sea tan mala como cabría intuir. Esta gama de procesadores de Intel siempre fue vista con recelo debido a su cuestionable rendimiento, a todas luces insuficiente para equipos que pretendían ser revolucionarios y punteros en todo lo demás.

Es posible que Surface Neo regrese en algún momento (probablemente gracias a Windows 11). Si esto ocurriese, ya no podría hacer uso de un chip Lakefield y Microsoft tendría que mirar hacia otro lado. ¿Estarán los de Redmond aguardando mientras confían en las promesas de otras compañías como Qualcomm y AMD? ¿Seguirá siendo Intel la marca que acompañe a los futuros dispositivos Surface con nuevos factores de forma?

microsoftinsiderxyz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here