Tras la filtración de una build de Windows 11, las redes se han llenado de comentarios sobre el nuevo sistema operativo de Microsoft. Faltan 8 días para su presentación y ya hemos podido ver y probar una parte importante de sus novedades. ¡Vamos a repasarlas!

Paciencia: esto es solo el principio

En primer lugar, queremos hacer un llamamiento a la calma. Muchos medios de comunicación especializados buscarán clics desesperadamente con titulares catastrofistas sobre Windows 11. La realidad es que esto está muy lejos de ser una versión final de Windows 11 y no podemos hacer buenas críticas entorno a ella.

Faltan muchas partes del sistema operativo por rediseñar. Faltan las nuevas aplicaciones preinstaladas como la nueva Tienda, la nueva app de Configuración y muchas otras. Todavía hay que ver los nuevos retoques al Explorador de Archivos. Falta un rediseño de la parte inferior derecha de la barra de tareas. ¡Paciencia! ¡Faltan muchas cosas!

Windows 11 es (casi) todo lo que necesitábamos

Le pedíamos muchas cosas a Windows y está claro que Windows 11 cumplirá una de ellas: será un gran salto a nivel visual. Las nuevas animaciones, iconos, gestos, menú Inicio, barra de tareas, búsqueda… son un placer visual comparados con sus homólogos de Windows 10.

menú Inicio de Windows 11
Fuente: Microsofters

Los detalles importan. Esa es una de las máximas del nuevo Windows 11. Microsoft quiere que usemos Windows porque nos gusta y no porque «lo necesitamos». Quieren que el usuario se sienta apegado al sistema operativo y que lo disfrute. Windows 11 camina firmemente en esa dirección.

Mi sensación al utilizar esta Build 21996 durante horas ha sido mucho más placentera que con Windows 10. Además, no dejo de sentir que esto es «solo el principio» y que la versión final estará mucho más pulida en todos los aspectos, especialmente en cuanto a la consistencia en el diseño.

De cara a próximos años, debemos seguir siendo exigentes con Microsoft. Windows 11 no puede ser un gran esfuerzo que venga seguido de nuevos años de abandono para el sistema operativo.

Con la interfaz modernizada, el equipo de Windows debería centrarse en optimizar el rendimiento del sistema operativo al menos tanto como se esforzaron en la época de Windows 8. Si Windows 10X no va a ser lanzado, necesitarán que Windows 11 funcione lo suficientemente bien en equipos poco potentes como para competir con Chromebook. Windows 10 fracasa en ese aspecto.

Y a vosotros, ¿qué os ha parecido? ¿Qué más le pediríais a este nuevo Windows? ¡Compartid vuestras impresiones en los comentarios!

microsoftinsiderxyz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here