Llevamos mucho tiempo probando el mando Razer Wolverine V2 y eso es una gran señal. Los mandos de Xbox son muy buenos y gozan de una ergonomía increíble pero el trabajo que ha hecho Razer con este Wolverine V2 es todavía mejor.

La evolución de la familia Wolverine: un paso hacia la simplificación

Si miramos los predecesores de este Razer Wolverine vemos cómo se ha buscado una simplificación con este modelo. En primer lugar, se ha eliminado la iluminación chroma. También vemos cómo el número de botones se ha reducido drásticamente. Quizás hubiésemos preferido ver los botones en la parte trasera del mando o tener más opciones de personalización cambiando los sticks o la cruceta.

El principal problema de este periférico es que el cable está siempre conectado. En el mundo de las conexiones inalámbricas esto puede suponer un problema para una gran cantidad de jugadores que no quieren volver a oír hablar de cables.

Razer Wolverine V2: una respuesta casi hipnótica

Hemos empezado hablando de la ergonomía y este mando se inspira claramente en el tan alabado factor de forma del mando de Xbox. Un gran detalle por parte de Razer ha sido añadir goma texturizada en todas las zonas donde nuestras manos pueden estar en contacto directo con el mando. La guinda al pastel la pone el acabado en verde al final de estas zonas gomosas que podéis apreciar en las imágenes adjuntas.

La respuesta del mando original de Xbox Series X|S es muy buena pero la respuesta mecánica del mando de Razer hace que cada clic se note y que cada pulsación sea única. Es muy gratificante a la hora de jugar y cada pulsación nos recuerda la calidad del dispositivo que estamos usando.

El Razer Wolverine V2 incluye el nuevo botón de compartir de Xbox Series S|X pero lamentablemente sigue con la vieja cruceta de Xbox One. Es quizás la única pega que le podríamos poner a este mando junto al obligatorio uso con cable.

la respuesta mecánica del mando de Razer hace que cada clic se note, que cada pulsación sea única.

Por otro lado, el Razer Wolverine V2 incluye unos gatillos que podemos personalizar en el recorrido mediante sus dos interruptores traseros. Se trata de un extra diferencial que integra este mando y que será muy importante para determinados usuarios que quieran llevar la precisión al máximo nivel.

Conclusión: un sobresaliente (si no te importa jugar con cable)

Hemos probado este mando en múltiples juegos como Jedi Fallen Order, The Medium, Doom y Doom Eternal, The Binding of Isaac: Afterbirh+ y muchos más. Su respuesta es increíble, nunca te cansas de utilizarlo y las manos apenas sufren tras largas sesiones de juego.

Razer ha creado un mando increíble que podría competir con el mando Elite de Xbox pero a un precio mucho más ajustado. Está pensado para aquellas personas que quieren una latencia mínima y el máximo control. Su simplificación respecto al modelo anterior es una respuesta a un perfil de jugador de Xbox que no necesita seis botones adicionales y que no aprovecha la iluminación Chroma de Razer.

Siendo el primer mando que probamos de Razer, la sensación es la de estar ante un control total y una capacidad de adaptación que se nota cada vez que lo utilizamos. Los usuarios más exigentes no podrán volver a un mando «estándar» tras haber probado una alternativa de la talla del Razer Wolverine 2 y esa es la prueba definitiva del gran trabajo que ha hecho Razer.

Compra el Razer Wolverine V2 en Amazon