Hace diez años, Windows Phone 7 fue presentado durante un excitante Mobile World Congress. Suponía la apuesta definitiva de Microsoft por los smartphones y una forma de superar su zona de confort: el mercado empresarial. Windows Phone 7 fue un primera paso esperanzador pero la auténtica revolución llegó con Windows Phone 8, el cual sería sucedido por Windows Phone 8.1 y, más adelante, por Windows 10 Mobile. Windows 10X es heredero de este último, tal y como veremos más adelante.

Windows Phone: historia de una muerte agónica

Windows Phone acumuló críticas positivas debido a su excelente rendimiento, su moderna interfaz de usuario y los impactantes dispositivos de la gama Lumia de Nokia (que en paz descanse). Sin embargo, arrastró un problema durante toda su vida que fue la causa de su muerte: la ausencia de aplicaciones. Los desarrolladores nunca terminaron de apostar por Windows Phone ni, más tarde, por Windows 10 Mobile.

Los años pasaban y la plataforma seguía estancada. Mientras Android no hacía más que crecer, y tras unos buenos años de salud, la luz de Windows Phone se apagaba. La confirmación de su muerte llegó en 2017 pero ya era un secreto a voces. Todo lo que vino después, como se suele decir, es historia.

Microsoft reorganizó la empresa, puso a Windows en un segundo plano y comenzó a centrarse en potenciar sus servicios. Office y Azure cobraron una importancia sin precedentes y el tiempo ha dado a quienes apostaron por esa vía, al menos financieramente. Hoy la salud económica de Microsoft es enorme, pero muchos se preguntarán, ¿a qué precio?

Windows 10X: condición necesaria (pero no suficiente) para la resurrección de «Windows Phone»

Interfaz de Windows 10X
Fuente: Microsoft

Ahora, en pleno año de pandemia, comenzamos a notar cómo algo se mueve dentro de Microsoft. En primavera, Panos Panay, flamante director de la división de Windows, confirmó la próxima llegada de Windows 10X como un sistema operativo ligero y seguro enfocado a portátiles y tablets de gama de entrada.

Pero nosotros sabemos que Windows 10X es mucho más. Es una versión moderna de Windows, liberada de sus componentes heredados y basada en Windows Core OS. Se trata de un software capaz de funcionar en todo tipo de hardware mediante una simple adaptación del shell: portátiles, tablets, equipos flexibles y, por supuesto, smartphones. No en vano Windows 10X comparte gran parte de su código con Windows 10 Mobile, según fuentes cercanas al desarrollo.

Hasta aquí no hay nada extraño. Sí, Microsoft tiene en sus manos un software que podría funcionar en teléfonos, ¿y qué? Esto en ningún caso es motivo suficiente para presagiar el regreso de «Windows Phone». Pero las pistas no terminan aquí.

Project Latte: las aplicaciones de Android funcionando en Windows 10

Windows Phone 8.1 y logotipo de Android
Fuente: Microsofters

A finales del mes de noviembre conocimos que Microsoft está trabajando en Project Latte, el cual pretende traer las aplicaciones de Android a Windows 10. Esto sería posible gracias al Subsistema de Windows para Linux (WSL), en el cual Microsoft ha puesto mucho esfuerzo en los últimos tiempos. El esfuerzo de los desarrolladores sería mínimo y las aplicaciones pasarían de depender de los Google Services a sujetarse a las dependencias de Microsoft.

Algunos recordarán que Project Latte no es algo totalmente nuevo sino que tiene su antecedente inmediato en Project Astoria, el cual estuvo a punto de ver la luz e iba a traer las aplicaciones de Android a Windows 10 Mobile. Se decidió dar marcha atrás para demostrar un total compromiso con UWP, lo cual, echando la vista atrás, no parece haber funcionado.

La pregunta que muchas personas se hacen es, ¿para qué queremos aplicaciones Android en Windows 10? El uso de escritorio se basa en la web y en ciertos programas especialmente útiles. Cuesta pensar en los usuarios de Windows solicitando aplicaciones adaptadas a móviles y sus respectivas interfaces táctiles (para prueba, Windows 8 y su estrepitoso fracaso). Lo que yo pongo sobre la mesa es lo siguiente: ¿y si Project Latte no tuviese por objetivo que utilizásemos aplicaciones Android en nuestros PCs con Windows 10? ¿Y si lo que pretende es impulsar el futuro lanzamiento de una versión de Windows 10X adaptada a smartphones? Devolver Windows Phone a la vida parece ahora menos improbable.

¿Qué está tramando Microsoft con ARM?

Fotografía de Surface Pro X con Windows 10 ARM, teclado y pen
Fuente: SlashGear

Por si esto fuese poco, justo ayer conocíamos gracias a Bloomberg que Microsoft podría estar valorando entrar de lleno en el diseño de sus propios chips ARM. Se ha puesto sobre la mesa que el objetivo principal sería crear chips para sus propios servidores y, probablemente, para algún dispositivo de la gama Surface. Yo voy un paso más allá: ¿y si Microsoft pretendiese utilizar estos chips ARM en posibles smartphones con Windows 10X?

Ni mucho menos quiero decir que esto vaya a pasar ni tengo información privilegiada al respecto. Sin embargo, soy de los que cree en el viejo refrán de que «cuando el río suena, agua lleva». Pensadlo por un momento: Project Latte, Windows 10X y chips ARM diseñados por Microsoft. Los ingredientes están sobre la mesa, solo hace falta que Microsoft pulse el botón para poner en marcha la coctelera.

iOS es un sistema excelente pero prohibitivo para muchas personas y con restricciones que no todos los usuarios quieren asumir. Android, por su parte, ofrece una experiencia de usuario cuestionable, en especial en lo que a soporte y actualizaciones se refiere. Microsoft podría dar un golpe sobre la mesa y tratar de volver a cuestionar el reinado de Android. Desde mi punto de vista, merece la pena intentarlo y tienen las herramientas para ello. El mercado de consumo y en especial el de los smartphones es demasiado masivo para que una empresa como Microsoft no pretenda tener su parte del pastel. El tiempo dictará sentencia pero esta es mi apuesta: «Windows Phone» está de vuelta.

microsoftinsiderxyz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here