MacOS es una plataforma realmente importante para Microsoft Office. Los de Redmond han presentado numerosas actualizaciones en los últimos años para tratar de situarlas al mismo nivel que sus homólogas en Windows 10. De hecho, los nuevos diseños y algunas características experimentales han llegado a lanzarse primero en la plataforma de Apple.

Hace unos días, Apple revolucionaba la industria de los portátiles al dar el salto por completo a ARM. A diferencia de Microsoft con Surface Pro X, los de la manzana mordida han renovado sus Mac Mini y todos los MacBook con su procesador Apple M1, de diseño propio y basado en ARM. ¿El problema? Que casi todas las aplicaciones están diseñadas para procesadores x86 (la arquitectura típica de Intel).

Hasta 20 segundos en iniciar las apps de Microsoft Office

La solución de Apple para mantener la compatibilidad en la transición entre Intel y ARM pasa por Rosetta 2. Se trata de una capa de traducción que, durante la instalación de las aplicaciones, transforma las instrucciones x86 en instrucciones ARM. Al no hacer la traducción en tiempo real, gana en rendimiento, pero cuenta con algunas limitaciones.

Microsoft Office tardará en arrancar en los nuevos Apple M1 basados en ARM

Las aplicaciones de Microsoft Office se encuentran afectadas por estas limitaciones. Los usuarios de MacOS que utilicen equipos con los chips de Apple Silicon verán cómo tardarán hasta 20 segundos en abrirse durante el arranque inicial. Después, la aplicación arrancará normalmente. Sin embargo, tras cada reinicio del Mac, el usuario tendrá que hacer frente a esta pequeña espera para poder utilizar sus aplicaciones.

El primer inicio de cada app de Office será más largo porque el sistema operativo tiene que generar el código optimizado para el procesador Apple Silicon. Los usuarios notarán que las apps se balancean en el dock durante aproximadamente 20 segundos hasta que este proceso se complete. Los siguientes arranques serán rápidos.

Microsoft indica que ha adaptado sus aplicaciones de Microsoft Office 2019 y Microsoft 365 para MacOS Big Sur, pero siguen dependiendo de Rosetta 2 para funcionar en los procesadores Apple Silicon. El motivo es mantener la compatibilidad con plugins y extensiones de terceros que todavía no se hayan adaptado a la nueva arquitectura ARM.

microsoftinsiderxyz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here