Los de Redmond están investigando un nuevo problema conocido. Este problema hace que tengamos una falta total de certificados de sistema y de usuario después de actualizar. Sucede en determinados sistemas de Windows 10 administrados mediante medios de instalación obsoletos. A través de herramientas de administración de actualizaciones, medios físicos o imágenes ISO.

Los equipos actualizados a través de Windows Update o Windows Update para empresas no se ven afectados por este problema. Ya que siempre reciben las últimas actualizaciones de características.

Microsoft ya está trabajando en una solución para recuperar los certificados

Las versiones afectadas incluyen versiones de cliente 1903 o posterior. Y para servidores, Windows Server 1903 o posterior, en entornos administrados.

«Es posible que se pierdan certificados de sistema y de usuario al actualizar un dispositivo desde Windows 10, versión 1809 o posterior a una versión posterior de Windows 10», explica Microsoft.

«Los dispositivos solo se verán afectados si ya han instalado cualquier actualización acumulativa más reciente (LCU) publicada el 16 de septiembre de 2020 o posterior y, a continuación, procederán a actualizar a una versión posterior de Windows 10 desde medios o una fuente de instalación que no tenga una LCU lanzada el 13 de octubre de 2020 o posterior integrada.»

Los problemas aparecen cuando los dispositivos se actualizan mediante paquetes obsoletos a través de la herramienta de administración de actualizaciones. Por ejemplo, Windows Server Update Services (WSUS), Microsoft Endpoint Configuration Manager, imágenes ISO o medios físicos.

El parche llegará en unas semanas a Windows 10

Microsoft dice que proporcionará medios de instalación actualizados y paquetes actualizados en las próximas semanas. Tan pronto como haya una resolución disponible para este nuevo problema conocido.

BleepingComputer se ha puesto en contacto con Microsoft para obtener más detalles sobre cuáles son los certificados que se pierden debido a este problema, pero no ha habido una respuesta de momento.

Soluciones temporales al problema

Aunque no existe una solución para este problema, de momento,  podemos intentar solucionarlo yendo a una versión anterior de Windows 10.

«La ventana de desinstalación puede ser de 10 o 30 días dependiendo de la configuración de su entorno y la versión a la que está actualizando», dice Redmond.

«A continuación, tendrá que actualizar a la versión posterior de Windows 10 después de que el problema se resuelva en su entorno.»

También es posible aumentar el número de días que puede volver a elegir una versión anterior del sistema con la ayuda del siguiente comando DISM (aseguraos de hacerlo antes de que la ventana de desinstalación predeterminada expire):

DISM /Online /Set-OSUninstallWindow /Value:[days]

Podéis elegir cualquier intervalo de tiempo entre 2 o 60 días; si es menor o por encima de ese intervalo, el número de días después de la actualización que se puede iniciar una desinstalación se establecerá en 10 días.

microsoftinsiderxyz

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here