Los escándalos se suceden, después de que se confirmase que Apple y Google utilizan personas para analizar y transcribir las conversaciones que tenemos con Siri y Google Assistant, se suceden los escándalos. Parece que ahora es el turno de Microsoft con su servicio de Skype. Un nuevo informe publicado por Motherboard revela que contratas de Microsoft están escuchando conversaciones donde el traductor de Skype está siendo usado.

El traductor simultáneo de Skype en apuros

Cabe destacar que Microsoft, en el FAQ del servicio explica lo siguiente: “Para ayudar a la tecnología de traducción y reconocimiento de voz aprender y crecer, frases y transcripciones son analizadas y corregidas en nuestro sistema para crear sistemas más perfectos.” El caso es que este trabajo se realiza por humanos y nunca se menciona de manera explicita. Además, MotherBoard también indica que estas empresas también tienen acceso a comandos de voz de Cortana.

El audio de skype obtenido por Motherboard incluye conversaciones intimas; otras charlas sobre problemas personales como su pérdida de peso, y otros sobre problemas en su relación. Otros archivos muestran que también se escuchan comandos de cortana, el asistente virtual de la compañía.

Un trabajador también ha indicado que algunos de los comandos de voz de Cortana también incluían direcciones personales y peticiones sobre contenido adulto“Parte del contenido podría ser descrito como sexo telefónico. He escuchado direcciones completas en Cortana o pedir resultados sobre pornografía.» Aunque no sabemos que podría hacerse con esta información, sorprende que no sea tratada la información de una manera más correcta.

En las condiciones del traductor de Skype, se menciona que las conversaciones se utilizan para mejora del producto. Cabe destacar que en ningún caso se identifica al usuario al estar vinculado con caracteres alfanuméricos. Pero, se puede aprender de esta situación y ser más transparentes sobre el uso de la información.

Este escándalo, aunque no se sale de las reglas establecidas por Microsoft nos muestra como los asistentes virtuales tienen una privacidad muy laxa. Microsoft debe mejorar y seguir los pasos de Google y Apple y dejar de utilizar transcriptores humanos.