Windows 10 quiere cambiar el concepto que tenemos del sistema operativo de los de Redmond. Llevan cinco años trabajando en ello y quieren que este sistema sea un servicio y siempre esté actualizado. Sin embargo, muchos son los usuarios que por desconocimiento no han actualizado y Microsoft quiere solventar este problema y comenzará a actualizar equipos viejos.

Los equipos con Windows 10 1803 o anteriores comienzan a actualizar automáticamente

Para Microsoft el mayor problema de que no actualicemos viene por tener que dar soporte a versiones anteriores de Windows. Un problema que supone que todo deba ser compatible con las versiones anteriores. Cabe destacar que Windows 10 apenas tiene problemas con las versiones antiguas.

LAs versiones de Windows 10

Como podemos ver según los datos de AdDuplex, menos de un 10% están en versiones anteriores a la versión 1803. Sin embargo, Microsoft busca mover a ese 58% de usuarios en la versión 1803 a dar el salto a la última versión. Resulta curioso como una actualización que fue tan criticada aglutina tal cantidad de usuarios.

Veremos si la estrategia funciona de la manera adecuada o si Microsoft vuelve a confundir e incomodar a los usuarios que todavía no han dado el salto a la última versión de Windows 10. En Redmond consideran que un año es tiempo suficiente y esperamos que esto les permita avanzar sin mirar hacia atrás.