En los últimos años la querida desarrolladora Remedy, creadora de licencias tan interesantes como Max Payne, Alan Wake o Quantum Break parece que ha visto empeorada su relación con Microsoft, unas deficientes ventas de su último juego y los problemas económicos por los que pasaba la división de Xbox hicieron que la marca verde se negara a financiar lo nuevo del estudio.

La relación con Microsoft empeoró en los últimos años

Por este motivo Remedy se vio forzada a buscar una distribuidora para su juego y que este se convirtiera en multiplataforma. El conocido como P7, que luego hemos conocido como Control que fue presentado en la conferencia de 2018 de Sony en el E3.

Pero ahora parece que la relación entre ambas empresas ha mejorado, Según los recientes resultados financieros de Remedy la Propiedad Intelectual de Alan Wake que antes pertenecía a Microsoft ha pasado a ser de Remedy. ¿Puede esto abrir la puerta a una secuela o ver el juego en otras plataformas?

También cabe la posibilidad de que esta venta sea un acuerdo entre ambas compañías a cambio de que el próximo proyecto de la desarrolladora sea exclusivo para Xbox. Para ver el desenlace de esto habrá que esperar, probablemente a la nueva generación de consolas.

Es importante recalcar que de momento Quantum Break continúa siendo propiedad de Microsoft. ¿Qué opinas de este cambio de propiedad respecto a Alan Wake? ¿Podríamos ver lo mismo con Quantum Break?