No es un secreto que todas las grandes tecnológicas cuentan con una lista que impide usar ciertas aplicaciones y servicios a sus empleados. En el caso de Microsoft, era más que evidente durante la época en la que Steve Ballmer fue CEO, aunque parecían haber rebajado las exigencias con la llegada de Satya Nadella.

El nuevo CEO introducía en la empresa una nueva filosofía de trabajo que consistía en aprender de sus competidores, además de intentar asociarse con ellos en ciertos ámbitos. Sin embargo, según GeekWire, la famosa «lista negra» de servicios prohibidos sigue existiendo en Redmond. Entre los más destacados se encuentran Slack, Amazon Web Services, Google Docs e, incluso, GitHub.

La seguridad y la privacidad como pilares principales

El motivo de la inclusión de estos servicios en la lista no es la competencia con productos de Microsoft, si no la capacidad de preservar la información necesaria dentro de la compañía. En una empresa de tal envergadura es vital que la propiedad intelectual no acabe en malas manos y, al no poder auditar el código ni la seguridad de los servicios rivales, Microsoft prefiere curarse en salud.

Por ejemplo, en el caso de Slack, la versión «Entreprise Grid» sí garantiza la privacidad necesaria. Por otro lado, los costes del servicio son demasiado elevados y la lista recomienda utilizar Teams al contar con las mismas funcionalidades. El uso de Google Docs o Amazon Web Services requiere de una justificación empresarial para poder ser utilizados por sus más de 100 mil empleados.

Las versiones Slack Free, Slack Standard y Slack Plus no proporcionan los controles requeridos para mantener adecuadamente la propiedad intelectual de Microsoft. Los usuarios existentes de estas soluciones deberían migrar el historial de chat y archivos a Microsoft Teams, que ofrece las mismas características e integra las aplicaciones, funcionalidad de reuniones y llamadas de Office 365.

La versión Slack Enterprise Grid cumple los requisitos de seguridad de Microsoft; en cualquier caso, recomendamos el uso de Microsoft Teams en lugar de un software de la competencia.

GitHub, propiedad de Microsoft, aparece en la lista

GitHub, adquirida por Microsoft al precio de 7,5 mil millones de dólares, también aparece en la lista de software prohibido. En este caso, más que una prohibición, se trata de una recomendación y solo hace alusión a la parte en la nube de GitHub. Los de Redmond indican que no se utilice para «tipos de información, código o especificaciones altamente confidenciales».

Satya Nadella con los fundadores de GitHub
Satya Nadella con los fundadores de GitHub

GitHub Entreprise, la versión «on premise» del servicio no aparece en la lista. Esto es lógico, ya que el código de GitHub puede ser auditado y la seguridad depende en mayor medida del servidor o servicio sobre el que se instale esta versión de GitHub.

Por último, Grammarly, la popular extensión de Chrome (también disponible para Word y Outlook) que ayuda en la redacción corrigiendo ortografía y gramática, es otra de las apariciones. Microsoft indica que no debería ser utilizada debido a que es capaz de acceder al contenido protegido con IRM (Information Rights Management) en correos electrónicos y documentos.

2 Comentarios

  1. Hay que tener muy poco compromiso con la empresa si prefieres usar algún producto, servicio o aplicación de la competencia en lugar de uno propio. Yo los cortaba de tajo.

Comments are closed.