La formación es un elemento clave dentro de Microsoft. Desde Redmond quieren ayudar a los jóvenes a estar preparados frente a los retos que plantea la economía digital y favorecer así su empleabilidad. Azure es uno de los pilares de Microsoft y, en una iniciativa con Generation, fundación impulsada por McKinsey&Company, dedicada a la empleabilidad juvenil en sectores en auge, y la IAMCP, que reúne a miles de empresas de tecnología en todo el mundo, quieren potenciar su uso.

Generation y Microsoft entregan los diplomas en Cloud Computing Azure

Este proyecto consiste en un programa de becas para formación en Cloud Computing Azure y en programación.NET. Si orientación está pensada para menores de 30 años desempleados que no necesitan contar con formación en tecnología, ni experiencia laboral previa.

Las empresas implicadas en el proyecto han sido las responsables en cubrir el 100% de los costes de este completo programa de formación presencial de 490 horas lectivas. En el, 20 alumnos han obtenido un total de cuatro certificaciones oficiales de Azure, de muy alta demanda en el mercado digital como son: “MCSE – Cloud Platform and Infrastructure”, “MCSD – App Builder”, “MCSA – Web Applications” y “MCSA – Cloud Platform”.

Ahora busca optimizarse

No han querido perder la oportunidad de unirse a esta propuesta varios socios estratégicos de Microsoft, entre los que se encuentran compañías de gran relevancia en el sector tecnológico como: Atos, Avanade, DXC, Everis, Global TMS, Ilitia, Kabel, Plain Concepts y Prodware. Todas estas empresas han cofinanciado el coste de las becas y, al concluir la formación, han ofrecido contratos de trabajo a los jóvenes participantes.

España se encuentra entre los países del mundo con mayor grado de desproporción entre el talento demandado por las empresas y el disponible en el mercado laboral. Según el último informe Global Skills Index de la empresa de reclutamiento profesional Hays, nuestro país alcanza el valor máximo en una escala de 0 a 10 en el indicador “Talent mismatch”. Esto nos sitúa muy por encima de la media mundial y de la de los países de nuestro entorno.

El 90% de todos los puestos de trabajo ya requieren de algún nivel de alfabetización digital. La Comisión Europea advierte de que en menos de dos años (año 2020) habrá unos 500.000 puestos de trabajo que necesitarán de perfiles digitales y que en Europa no se van a poder cubrir.