Microsoft está trabajando en una nueva Xbox, algo que anunciaron durante el pasado E3 para asegurar que su apuesta por la consola es duradera. Lo que no sabemos, es hacia donde se pueden enfocar con esta nueva consola, y es que con la Xbox One X, Microsoft se enfocó completamente en la potencia de la misma.

Uno de los temas que destacaron en esta última conferencia de Los Angeles, es que la nube es capaz de ofrecer la posibilidad de jugar donde y cuando queramos, con cualquier dispositivo. Esto es lo que presentaron hace unos meses como xCloud, y empezaríamos a ver pruebas, y por tanto como funciona, a partir de 2019.

Una Xbox enfocada en la nube

Y es que a pesar de los rumores que aseguran que habrá un Hardware que mejorará a la One X actual, puede que los planes de la compañía Americana vayan enfocadas a otra área que no involucra tanto el Hardware como tal. Lo que querrían es enfocar la nueva Xbox hacia la nube, fortaleciendo todo a través de los centros de datos.

Esto permitiría no tener todo el Hardware que requiere, y a la vez abaratar los costes, algo muy importante para el éxito y el futuro de la consola. Además, con el aumento del mercado digital, esto no supondría un problema. Por supuesto, todo esta por confirmar, aunque ya veremos parte de esa potencia con Crackdown 3, y es que toda la potencia del multijugador y sus cálculos estarán realizados en Azure.

Por supuesto, esto coincide con los rumores que en su momento hablaban de dos versiones totalmente diferentes, una con Hardware completo, y otra a la nube. Todo será esperar y ver que acaban decidiendo, aunque si el precio es asequible, es muy posible que muchos den el salto a la nube, sabiendo que cada vez las consolas tiene una conexión constante fácilmente.