La actualización Windows 10 October 2018 Update (versión 1809) sigue en su afán por convertirse en una de las actualizaciones más problemáticas o mediáticas de la historia de Microsoft. Tras haber sido retirada la primera vez por una eliminación de los archivos, luego fue relanzada tras un mes de trabajo. Aún así, un mes después sigue habiendo problemas y ha tenido que ser bloqueada en ciertas configuraciones.

Microsoft bloquea la actualización a ciertos equipos de Intel

Ahora, volvemos con un problema adicional. Ciertos equipos no podrán recibir de momento la actualización 1809 por un problema con procesadores de Intel. Eso si, en esta ocasión el fallo parece estar en los drivers de pantalla del fabricante de chips. Microsoft no ha tenido nada que ver. Desde Redmond vieron el problema y prefirieron bloquear dicha configuración antes de enfrentarse a un problema mayor.

Ha sido Microsoft la que ha descubierto que Intel ha lanzado las versiones 24.20.100.6344 y 24.20.100.6345 de sus drivers de pantalla que “accidentalmente activaban características no soportadas de Windows”. Como indicaba la compañía esto supuso el problema indicado:

Tras actualizar a windows 10, versión 1809, el audio de un monitor o televisión conectados a un pc via HDMI, USB-C, o DisplayPort puede no funcionar correctamente en un dispositivo con estos drivers

Microsoft ha decidido bloquear la actualización a la gente que dispone de estos drivers y trabaja con Intel y sus OEM para solventar este problema. Aquellos usuarios de Windows 10 afectados por este problema podéis seguir las instrucciones indicadas por Intel en este foro para solventar el problema. La compañía no ha anunciado cuando espera reanudar la actualización para estos PCs.