Ergonomía, conformidad, rapidez, ligereza, estos adjetivos son los que se nos vienen a la cabeza cuando se nos pregunta por un mando ideal para jugar, un accesorio indispensable para los jugadores y que además ha sabido evolucionar para satisfacer a los usuarios más exigentes y aquí es donde entra Razer y su mando profesional Wolverine Ultimate que hemos analizado. ¿Cumplirá con las expectativas?

Razer acierta con la ergonomía

Vamos a empezar tratando (lo que para mí es lo más importante) el diseño del mando, pues bien aunque no estamos ante el mando más bonito de la familia Razer, si podemos estar ante uno de los más ergonómicos debido a mejoras como los biseles y una parte trasera engomada al más estilo Xbox Elite, asegurándonos un mayor agarre y conformidad.

La ergonomía se ha tenido muy en cuenta a la hora de diseñar este mando por lo que no tendréis ningún problema a haceros con él a lo largo de vuestras sesiones de juego, Razer ha sabido ofrecer un dispositivo cómodo y muy ligero algo que por desgracia no voy a poder decir sobre las palancas traseras adicionales.

Los botones extra marcan la diferencia

Y es que este es el añadido estrella de este tipo de mandos, el Razer Wolverine Ultimate cuenta con 6 botones adicionales totalmente configurables: dos botones superiores multifunción reasignables y cuatro gatillos multifunción. Los dos botones superiores me han parecido un completo acierto ya que están situados en el lugar idóneo para nuestros dedos índices aportándonos agilidad en según que acciones.

Mencionar que si lo deseamos podremos disminuir mediante el accionamiento de unas pestañas el recorrido de los gatillos traseros hasta un 20%, algo muy útil a la hora de empuñar armas automáticas en shooters. Además los botones mecánicos ABXY incorporan tecnología Hyperesponse  mejorando las experiencia del usuario.

Un aspecto que nos podría chirriar un poco es la inexistencia de conexión inalámbrica. Pero se retrata de una inexistencia justificada, ya que el input lag  es realmente bajo gracias a su conexión usb con cable trenzado de 3 metros de longitud haciéndonos olvidar del problema de la distancia a nuestra consola y que podrá conectarse a un PC si lo deseamos.

Respecto a las cuatro palancas traseras tendremos que ser nosotros los que nos adaptemos al mando y no el mando el que se adapte a nosotros. Esto es debido a la disposición de las palancas, ya que se encuentran demasiado pegadas y con muy poco espacio entre ellas lo que nos hará en ocasiones presionar la palanca que no sea, aunque a medida que vayamos jugando nos ocurrirá menos veces.

La personalización está en tus manos

La personalización es otro de los protagonistas en este mando, todo jugador profesional o hardcore suele adquirir este tipo de mandos con el fin de disponer de cierta ventaja ante su oponente, algo que este mando nos va a ofrecer sin ningún problema ya que nos va a permitir configurar a nuestro gusto cualquier botón e incluso la iluminación del mismo.

Para su personalización contamos tanto con software como con hardware puesto que junto con la funda para transportar el mando también se nos incluyen diferentes sticks y crucetas para añadir o quitar al mando según nuestros gustos, pudiendo alternar entre sticks optimizados de diferentes alturas o optar por cambiar rápidamente entre el diseño inclinable al individual de los botones de la cruceta para la mejor comodidad y juego.

Razer acierta con la aplicación

Como estamos hablando de Razer es de esperar contar con una aplicación a la altura del producto y así ha sido, desde la aplicación Razer Synapse vamos a poder personalizar cualquier botón del mando, pudiendo incluso asignar la tarea de reducir o aumentar la sensibilidad del stick mientras lo mantengamos pulsado, algo realmente últil mientras estemos jugando cualquier shooter de disparos.

El diseño y navegación a través de la aplicación es ideal y fácil de usar, por lo que podremos no solo reasignar la función de los botones, sino también personalizar a nuestro gusto las vibraciones y animaciones de iluminación del mando, pues dispone de iluminación Chroma en 16.8 millones de colores.

Una vez configurado todo a nuestro gusto, podremos guardarlo en diversos perfiles que podremos intercambiar de uno a otro fácilmente gracias al panel inferior del mando que nos servirá además para configurar los niveles de audio para cuando enchufemos nuestros cascos a través de la entrada de 3.5 mm.

Que no se pueda extraer este panel tiene la parte de negativa de que si queremos poner otro que aporte más funciones como puede ser el aumento de los graves del sonido, nos resultará imposible, un detalle a nombrar que tampoco afecta negativamente en la experiencia final.

¿Alguien dijo Xbox One Elite?

En conclusión, estamos ante un mando que no tiene nada que envidiar al Xbox One Elite debido a su diseño confortable, alta personalización, una aplicación ideal, botones mecánicos y como no, una experiencia de uso que satisfará a los jugadores más exigentes y que incluso cuenta con más posibilidades que el mando de Microsoft.

Como usuario habitual de un Xbox One Elite, al principio me resultó complicado hacerme a la posición de las palancas traseras, pero a base de jugar terminé acostumbrándome. Además considero un total acierto los botones superiores adicionales situados al lado de los míticos LB y RB, pues con una buena asignación de botones les puedes sacar mucho partido en juegos como Call Of Duty o Fortnite.

Por lo que si estáis buscando un mando profesional para vosotros o para regalar estas navidades, os recomiendo que centréis la vista en este Razer Wolverine Ultimate que podéis adquirir por 163,99 euros en Amazon. Se acercan las navidades y vuestro mando debe de estar a la altura de las largas sesiones de juego que se aproximan. ¿Qué te ha parecido? ¿Qué te parece lo mejor?