Los equipos de realidad aumentada son muy complicados, e incluso en la mejor situación ofrecer una experiencia limitada. Un campo de visión pequeño, sensibilidad a luz brillante y un coste muy elevado. Microsoft Research ha encontrado una manera de abaratar los costes.

La realidad aumentada más económica

Simplemente, pasando una señal de video externa a través de un casco de realidad virtual se ha propuesto como una solución. Sin embargo, dispone de problemas de latencia y ofrece una pobre experiencia a los usuarios.

La solución que propone Microsoft Research ha cosechado buenos resultados con una solución que costaría tan solo 40 dólares más que un casco de realidad virtual habitual.

En desarrollo desde 2016, el Proyecto Prisma añade cámaras estéreo a los sistemas de realidad virtual. El usuario ve el mundo real a través de las cámaras. La imagen ha sido compuesta mediante el vídeo para crear un sistema de realidad aumentada de bajo coste.

Este tipo de realidad aumentada dispone de ciertas ventajas sobre la realidad aumentada habitual:

  1. Las cámaras de bajo coste añaden tan solo 40 dólares en sobrecoste frente a un casco de realidad virtual.
  2. Amplio campo de visión, alcanza más de 100 grados horizontales y verticales.
  3. Funciona a plena luz del día gracias al sistema de imagen que ofrece. Esto mejora el rendimiento del color y el contraste de la imagen incluso en interiores.

Los primeros prototipos utilizan cámaras de auto-visión ancladas a un casco comercial de realidad virtual con una resolución de pantalla de 1M pixel/ojo a 60 o 90Hz. Microsoft escribió la corrección de la lente, el color y otros detalles para conseguir los mejores detalles.

El resultado tiene una latencia fotón-fotón de aproximadamente 50ms. Los buenos resultados han motivado a Microsoft a continuar en el proyecto y en la versión más moderna corrige el volumen y el peso excesivo y la baja resolución de las pantallas.

El sistema de 2017 dispone de un control de la cámara diseñado y construido por MSR Labs hardware lab. Este sensor puede capturar imágenes de 4MP a 90Hz con el tamaño similar a un smartphone. Las cámaras se sincronizan con el casco de realidad virtual. Estas cámaras son mucho más pequeñas y ofrece una calidad mucho mayor y una velocidad mayor debido el tamaño del uso de píxeles de 2 micrones.

Al parecer, 40 de estos cascos han sido fabricados y están siendo probados por distintos departamentos de investigación dentro de Microsoft. Indican que están realizando prototipos con una latencia entre 5 y 10 ms. Otros prototipos dispondrán de una resolución mayor, así como aumenta en los cascos de realidad virtual.

Este prototipo muestra la capacidad de reducir el coste de 2000 o 5000 euros a una cantidad que podría rondar los 500€. Un precio mucho más comedido y que podría interesar a desarrolladores y usuarios.re at Microsoft here.