GitHub, la plataforma de desarrollo colaborativo más famosa del mundo, ha sido finalmente adquirida por Microsoft. Pocas compras han dado tanto que hablar en los últimos años, no en vano el gigante de Redmond hace no tantos años era la principal punta de lanza en la lucha contra el software libre, una filosofía que a día de hoy ya ha abandonado para abrazar a esta rica comunidad.

Buena prueba de ello es que incluso la Linux Foundation avala esta compra de GitHub por parte de Microsoft, una adquisición que ha podido tener lugar tras el pertinente estudio y aceptación de las instituciones europeas.

El CEO de GitHub habla sobre la adquisición

Hoy esta adquisición se completa, tal y como anuncia Nat Friedman (CEO) en el blog de GitHub, prometiendo que ésta seguirá operando de manera independiente como comunidad, plataforma y negocio y que mantendrá su filosofía cercana a los desarrolladores.

El propio Nat afirma que lleva meses reuniéndose con cientos de desarrolladores (tanto pequeños como grandes empresas) para sondear sus impresiones sobre este movimiento. Afirma que para la empresa existen tres objetivos clave en el horizonte:

  • Garantizar que GitHub es el mejor lugar para alojar comunidades y equipos de desarrollo.
  • Hacer de GitHub un lugar más accesible para desarrolladores de todo el mundo.
  • Seguridad, rendimiento y confiabilidad.

Afirma que, por el momento, se centrarán en mejorar la experiencia del usuario de GitHub en el día a día, mejorando las búsquedas, notificaciones, proyectos y la experiencia en teléfonos móviles, así como permitir que GitHub Actions esté disponible para todo el mundo.

Su visión es la de estar al servicio de cada desarrollador a lo largo del planeta para proporcionarle el mejor lugar para construir su software. Son ya más de 31 millones de desarrolladores los que hacen uso de la plataforma y Nat Friedman les anima a que no teman este movimiento y que esperen a ver los resultados.