Microsoft nunca ha escondido su interés en que su sistema operativo de escritorio mundialmente conocido (Windows, para los más despistados) sea el más utilizado en los entornos empresariales. Hoy, gracias a la periodista Mary Jo Foley (ZDnet) hemos podido saber que más de la mistad de los equipos empresariales con Windows cuentan con la última versión del sistema operativo.

Tras la conferencia de Ignite de este mismo año, la citada periodista se acercó a un representante de Microsoft para pedirle una serie de aclaraciones sobre los datos de uso proporcionados y éste afirmó que “basándonos en los datos que manejamos actualmente, hay más dispositivos de empresa corriendo Windows 10 que cualquier otro sistema operativo nuestro”. Este porcentaje representaría poco más de la mitad del total.

¿Son estas cifras realmente positivas?

Cabe preguntarse si estamos ante datos positivos o negativos, dadas las grandes facilidades que dio Microsoft para actualizar de forma gratuita desde Windows 7 y Windows 8, incluso con aquellos inquisitivos mensajes automáticos que nos instaban a actualizar nuestros equipos.

Según Mary Jo Foley, no se trata de un dato alarmante, puesto que hay formas de que los equipos con Windows 7 sigan recibiendo parches de seguridad incluso después del fin del soporte en enero de 2010 mediante términos del Seguro de Software o pagando por los parches a través de las Actualizaciones de Seguridad Extendidas.

Y es que, a pesar de que los directos de Microsoft estén dispuestos a convertir la compañía en “la empresa de la nube”, dejando de ser “la empresa de Windows”, la realidad es que el sistema operativo más famoso del mundo todavía sigue dando muchos beneficios (la nube solo representa algo menos de un cuarto de los mismos por el momento).

En cualquier caso, Microsoft debe seguir insistiendo en la medida de lo posible para que las empresas estén actualizadas y así poder garantizar que puedan usar las últimas herramientas de Windows y disfrutar de las recientes ventajas en seguridad.