La actualización de octubre no ha comenzado con buen pie entre los usuarios. Tras haber tenido que ser parado su despliegue, ahora parece que se empieza a recuperar el avance normal de la actualización. Mientras eso sucede parece que han localizado un método de reducir el tamaño de la descarga de la actualización, los drivers, un elemento clave para que dichas actualizaciones sean mucho más rápidas.

Los drivers de impresoras ya no vendrán en Windows 10

Microsoft indicó hace poco que están trabajando en reducir el tamaño de Windows 10 para usuarios de empresa pero, parece que también están trabajando en una solución para usuarios domésticos. En uno de los blog de Microsoft, la empresa indicaba que no van a ofrecer los drivers básicos de las impresoras, los podremos descargar desde Windows Update posteriormente. Desde Redmond indican que esta decisión reducirá el tamaño de Windows 10 que actualmente ronda los 4GB.

Sustituirán a los básicos

Pero, sino tenéis acceso a internet o no podéis acceder a Windows Update, habrá una solución básica pero funcional. La compañía incorporará únicamente el driver Mopria. Para aquellos que no lo conozcáis Mopria es una serie de estándares que proporcionan un driver de impresoras universal. La idea estaba diseñada originalmente para trabajar con dispositivos Android pero la han adaptador para trabajar con Windows 10.

Con esto, Microsoft se asegura reducir el tamaño de Windows 10 a un mínimo eliminando una serie de drivers que ocupaban de manera innecesaria. La mayoría de equipos tienen acceso a internet y es un ahorro en la descarga de archivos de actualización y de drivers dentro del equipo.