Muchos hemos sido los que a lo largo de estos tres años de vida de Windows 10 hemos criticado la falta de consistencia en muchos puntos del sistema operativo de los de Redmond, y es que hoy por hoy son muchas las aplicaciones que, como el Panel de control, pese a estar integrados en la aplicación de Configuración siguen persistiendo.

Adiós al Liberador de espacio en disco

Microsoft es consciente de este problema y poco a poco son más las viejas aplicaciones que van desapareciendo en favor de las nuevas, y la próxima herramienta que seguirá este camino será el Liberador de espacio en disco, una aplicación que con Windows 10 October 2018 Update dirá adiós.

Desde que llegase al sistema operativo de Microsoft con Windows 98, muchos hemos sido los que hemos tenido que recurrir a esta aplicación a fin de liberar espacio en nuestros equipos, pero con la llegada del Sensor de Almacenamiento y sus múltiples mejoras, continuar con el clásico liberador de espacio en disco carecía de sentido.

El Sensor de Almacenamiento mejora con Windows 10 October Update

No obstante, esto no significa que la aplicación desaparecerá de forma inmediata con Windows 10 October 2018 Update, esta herramienta se mantendrá en el sistema operativo como software obsoleto, de forma que dejará de recibir actualizaciones hasta finalmente terminar desapareciendo del sistema operativo.

El tiempo del Sensor de Almacenamiento

Microsoft ha trabajado duro para hacer del Sensor de Almacenamiento una herramienta ideal para gestionar el espacio de nuestros equipos, una herramienta que además de permitirnos liberar espacio manualmente, nos da la posibilidad de hacer que el propio sistema elimine de forma autónoma ficheros temporales de las aplicaciones que no usamos, los archivos de la carpeta de descargas o de la papelera.

Con Windows 10 October 2018 Update, el sistema será capaz de gestionar de forma autónoma el espacio de nuestro equipo eliminando los archivos temporales que llevemos tiempo sin usar moviendo todo este contenido a OneDrive. Además, gracias a los placeholders, cuando un archivo se mueva a la nube quedará un marcador en el directorio de manera que cuando queramos abrirlo o modificarlo este se recuperará de forma automática desde OneDrive manteniéndose en el lugar que estaba antes de ser eliminado.