Aquellos que juguéis en PC sabréis lo importante que es contar con unos accesorios de juego de alta calidad, con una respuesta rápida y variedad de configuraciones que nos ofrezcan un sin fin de posibilidades a la hora de jugar a nuestros juegos. Pues bien, hoy os vamos a analizar dos productos de Razer, el ratón Naga Trinity  y el teclado Hutsman que cumplen con los tres pilares mencionados anteriormente.

Naga Trinity y su tamaño ideal

Comenzaremos hablando del ratón Naga Trinity, nuestras primeras impresiones con él es que estábamos ante un ratón ligero con un diseño asimétrico y ergonómico que ha seguido la línea más conservadora en cuanto a estética dentro de lo que es la marca Razer, predominando el usual color negro de la marca.

Sus dimensiones son ideales para adaptarse muy bien a nuestra mano, con unas medida de : 119 mm / 4.69″ (largo) 74 mm / 2.93″ (ancho) 43 mm / 1.69″ (alto) por lo que debido a su ergonomía no importará la forma en la que cojamos el ratón o el tamaño de nuestra mano, eso sí, esta orientado para aquellos que seamos diestros, por lo que si eres zurdo puede que no sea tu producto.

Razer acierta con los botones

En lo primero que nos fijaremos una vez tengamos el ratón en nuestra mano será en su parte superior, donde encontraremos la rueda engomada para una agarre más eficaz y confortable acompañada por los dos botones principales y otros dos programables y como no podía ser de otra manera el logo de Razer que cuenta con un sistema de iluminación chroma con 16,8 millones de colores personalizables.

Respecto al lado izquierdo tendremos la apuesta más interesante de Razer con este ratón y es el lugar donde podremos intercambiar los paneles de botones según nuestras necesidades en los juegos debido a un diseño modular que nos permitirá poner y quitar estas piezas de manera sencilla gracias a un imán, pudiendo elegir entre disponer de 2, 7 y 12 botones.

El Razer Trinity y sus óptimas especificaciones

En lado derecho poco hay que comentar debido a que la marca ha decidido dejarla al desnudo por lo que pasaremos a comentar directamente a la parte inferior del ratón. En esta nos encontramos con unas especificaciones que resultan de las mejores para un ratón gaming, contando con un sensor óptico de 5G de 16000 Pppp, hasta 450 pulgadas por segundo (IPS)/50 G de aceleración y una tasa de sondeo (ultrapolling) de 1000 Hz, además de un botó para cambiar entre los perfiles que configuremos.

Estas especificaciones se traducen en que el ratón nos ofrecerá movimientos precisos, suaves y veloces algo que en juegos como Counter Strike he agradecido personalmente ya que en situaciones en las que debes mover completamente el ratón de un lado a otro de la alfombrilla es cuando se hace notar estas características.

En cuanto al peso estamos ante un ratón con un peso fijo, es decir, que no cuenta como otros ratones del sector gamer con la posibilidad de añadirle o quitarse pesos, sin embargo han acertado con el peso del producto, siendo unos 120g los que estarán entre nuestra mano, sintiéndose realmente ágil y ligero.

Razer Synapse 3.0 y sus infinitas posibildiades

Sin embargo, un apartado imprescindible de comentar sobre este ratón es su personalización y aquí es donde entra en juego su aplicación Razer Synapse 3.0 una aplicación sencilla e intuitiva que iniciará su instalación nada mas conectemos el ratón a nuestro ordenador y que nada más nos solicitará nuestra cuenta Razer.

Personaliza los botones y perfiles

Una vez en la aplicación podremos configurar absolutamente todo lo que deseemos del ratón y sus hasta 19 botones para sacarle el máximo partido en cada uno de los juegos. Comenzaremos por la primera ventana de personalización donde configuraremos los botones de nuestro ratón a nuestro asignándoles diversas funciones.

 

El hecho de poder configurar diversos perfiles significa que podemos tener una configuración de botones para un perfil y otra configuración de botones para otro perfil, el cambio de un perfil a otro es muy sencillo, podemos hacer o bien desde el botón de la parte inferior o bien desde el programa.

Cada uno de nosotros le podemos buscar una utilidad, por ejemplo yo tenía configurado un perfil para jugar al Call Of Duty de manera que los botones de la placa de la izquierda (en mi caso la de dos botones) la tenía configurada para acuchillar y recargar mientras que para jugar al Counter Strike tenía otro perfil configurado de otra manera.

Puede parecer una tontería, pero para aquellos que juguemos a juegos multijugador como shooters sabemos lo importante que es la rapidez, por lo que el hecho de contar con estos botones personalizables y de rápida respuesta supone una pequeña ventaja.

¿Necesitas más rapidez? Sin problema

En la ventana de rendimiento podremos configurar a nuestro gusto el nivel de DPI del ratón teniendo un umbral desde los 100 DPI hasta los 16000 pudiendo configurar hasta 5 niveles que podremos intercambiar con los botones personalizables. Además podremos ajustar la sensibilidad de los ejes X e Y de forma independiente y el ultra-polling en 125 Hz, 250 Hz, 500 Hz y 1000 Hz incluida la aceleración.

Finalmente podremos personalizar la iluminación del ratón a nuestro gusto con la posibilidad de elegir color, intensidad y efectos. Yo personalmente lo configuré de manera que los colores fueran pasando uno a uno de manera suave ya que debido a la Iluminación Razer ChromaTM que muestra unos colores muy vivos me daba mucha pena perderme alguno.

El ratón de Razer más tuneable

En conclusión, estamos ante un ratón de Razer de alta calidad y confortable pero que si tenemos que definirlo en una palabra sería «configurable» debido a sus paneles intercambiables y a su maravillosa e intuitiva aplicación dónde todo es configurable.

Tampoco podemos olvidarnos de su diseño ergonómico y cómodo, eso sí, pensado para los diestros. En cuanto a su funcionamiento el Naga Trinity no defrauda, con unas especificaciones que resultan de las mejores del mercado y que es algo que se hace notar a la hora de jugar.

Si buscáis un ratón para jugar en vuestro PC el Naga Trinity de Razer es sin duda una muy buena elección para vosotros y que se encuentra disponible por un precio de 109,99 euros un precio que resulta acorde a lo que ofrece por lo que como a nosostros, no os dejará insatisfechos.

El Razer Huntsman viene a hacer compañía a nuestro ratón

Esta claro que un buen ratón es importante pero también tiene la misma importancia un teclado a la altura del ratón y es por ello que vamos a hablaros del teclado RAZER HUNTSMAN, un teclado que lleva la rapidez en su ADN.

Estamos ante un teclado mecánico que intenta ser (paradójicamente) menos mecánico portando interruptores optomecánicos ,¿qué significa eso?, bien, sigue leyendo y descubrirás que lo hace tan especial.

Un acabado premium para un teclado

Las primeras impresiones que tendremos al sacar el teclado del cuidado envoltorio negro y verde es que podríamos estar ante un teclado sencillo debido a su apariencia sobria, pero estas impresiones están muy equivocadas a lo que de verdad tenemos entre manos, con unas dimensiones de 444.5 mm × 139.7 mm × 35.6mm y un peso de 860 g  por lo que podríamos considerarlo pequeño.

El teclado Huntsman presenta una parte superior de una placa de aluminio acabada en negro mate con el nombre de la marca, en cuanto a su estructura interior es de plástico ABS manteniendo el mismo color que la parte superior. Sus teclas son de tipo flotante permitiendo una iluminación RGB personalizable.

La parte trasera dispone de seis almohadillas y de dos patas con dos distintas posiciones según nuestros gustos aportándonos diversos ángulos y alturas que no dejarán indiferente a nadie.

Interruptores optomecánicos. ¿Qué es eso?

Os habíamos mencionado con anterioridad aquello de interruptores optomecánicos propios de la marca, pues bien, se tratan de switches que cuentan con un sensor óptico ligero aportando una sensación igual a la de los teclados mecánicos pero con una rapidez un 30% mayor que los Cherry MX convencionales.

Estamos ante unos switches con un recorrido de 3,5 mm, sin embargo su punto de actuación es a los 1,5 mm con una fuerza de actuación de 45gf, el funcionamiento es sencillo, el punto de actuación se basa en la activación de un receptor mediante un infrarojo provocando una respuesta inmediata que es palpable desde un primer momento.

Con una esperanza de vida de hasta 100 millones de pulsaciones por tecla, eso sí, el sonido que provocaremos al teclear será algo más sonoro de lo habitual, algo que se hará de notar nuestras largas sesiones nocturnas de juego.

Pero este teclado alberga más sorpresas consigo como estabilizadores metálicos para un comportamiento más uniforme de la tecla a la pulsación además de contar con 10-Key Rollover que nos permitirá pulsar 10 teclas a la vez sin activar comandos, un problema que para mí era muy habitual al jugar Counter Strike con un teclado convencional.

Iluminación RGB, un ladrón de protagonismo

Que sería de un teclado Razer sin su iluminación, algo que no es esencial pero que le da un toque realmente bonito a nuestro setup, este teclado Huntsman ha tenido muy en cuenta este aspecto, ya que como ocurría con el ratón Naga Trinity también podremos configurarlo mediante la aplicación Razer Synapse 3.0.

La iluminación RGB es completamente configurable a través del apartado Chroma, de modo que podremos personalizar las 38 zonas de iluminación bajo el teclado por lo que tendremos diversos efectos de luz, al igual que ocurría con el ratón, en lo personal decidí que ambos cambiaran al mismo color de manera simultánea.

Esta aplicación ofrece diversas opciones de personalización para nuestro teclado como configuración de macros y la asignación de acciones especiales a diversas teclas en función de lo que juguemos, algo que podremos guardar en diversos perfiles que se almacenarán en la memoria del propio teclado.

Razer apunta maneras para el futuro

En conclusión, el teclado Huntsman se puede resumir en la palabra «innovación» debido a su apuesta por los eficaces interruptores optomecánicos que nos aportan una rapidez realmente palpable durante nuestras sesiones y que resultan cómodos de usar.

Cierto es que su pulsación en lo personal me resultó mas sonora de lo normal pero sin duda es algo personal que no mancha la calidad de teclado con unas dimensiones también perfectas y que además gana mucho con el añadido de la iluminación RGB y su personalización a través de la sencilla aplicación.

El precio del Razer Huntsman es de 159,99 euros, un precio no muy llamativo a menos que tengamos en cuenta nuestras necesidades a la hora de buscar un teclado, por lo que se buscas un teclado cómodo, rápido, ligero y personalizable puede que leer este artículo te haya sido de ayuda para dejar de buscar uno.