En la realidad mixta, las tasas de refresco de imágenes son clave para evitar las nauseas debido a la falta de sincronización entre nuestro movimiento y el movimiento, algo retrasado, de la pantalla. Lo ideal sería que la imagen que se muestra en el casco sea lo más parecido posible a la realidad. Verlo unos milisegundos más tarde puede ser critico. Microsoft Research puede haber dado con la clave.

La realidad mixta duplica su frecuencia gracias a un truco

En la práctica lo expuesto antes implica que los cascos de realidad mixta deben trabajar en una frecuencia de al menos 90 imágenes por segundo. El problema es que esto tiene un coste y una dificultad tecnológica. Los investigadores de Microsoft han demostrado tener una mente muy activa, especialmente Brian Guenter. Este equipo se especializa en gráficos computacionales en general y pantallas de baja latencia en particular

Este equipo ha tenido una idea clave en la representación de imágenes en la realidad mixta. La tasa de refresco de una pantalla puede ser de 60Hz pero, aun así la imagen no se muestra de manera simultanea a través de toda la pantalla. Se muestra desde la parte superior a la parte inferior. En el caso de muchos equipos de realidad mixta esto sucede de derecha a izquierda o al revés. Esto supone que aunque una pantalla se use para ambos ojos, a un ojo le llega la información 8,3 milisegundos más tarde frente al otro ojo.

En una nueva patente concedida a Microsoft y titulada, “Incrementando la tasa de refresco en pantallas de cascos de realidad aumentada”, se sugiere que generar una imagen para un ojo 8,3 milisegundos después no se trata de una imagen vieja sino de una lo más actual posible duplicando así la frecuencia de la pantalla.

Esta idea no requiere una nueva tecnología sino sincronizar las imágenes para implementarlo. Así, podría conseguirse una mejora significativa para los equipos de realidad mixta de bajo coste.