Microsoft lanzó Surface Go a principios de este mes, dispuesto a competir contra el popular iPad, pero integró en el, un procesador Intel Pentium Gold creando mucha polemica sobre el rendimiento y duración de bateria que iba a tener.

Mucha gente se ha preguntado por qué Microsoft no optó por introducir un procesador Qualcomm y Windows ARM. Hoy hemos podido saber gracias a Paul Thurrott que alomejor Microsoft quería introducir un procesador ARM en este Surface pero Intel intervino.

Intel, asustada por la competencia

Intel solicitó a Microsoft utilizar su procesador Pentium Gold en lugar de un ARM ya que ofrecería un mejor rendimiento. Según algunos medios, los procesadores ARM todavía no consiguen el rendimiento que ofrece un procesador Intel en ordenadores portátiles.

Como ya se ha ido especulando, los nuevos dispositivos Windows con ARM se lanzarían para las navidades de este año, incorporando el Qualcomm Snapdragon 850, ofreciendo un rendimiento decente con un consumo de energía muy bajo.

Qualcomm prepara más procesadores ARM para el próximo año, ofreciendo un rendimiento más que aceptable, añadiéndole un Windows ARM mucho más mejorado en tema de compatibilidad de aplicaciones, emulación y rendimiento, amenazando así a la cuota de mercado que tiene Intel en ordenadores portátiles.

Intel no tira la toalla

Microsoft también está avanzando con los diseños de ARM Server, algo que Intel tiene muy monopolizado con los Datacenter. Pero Intel no va a tirar la toalla y sigue trabajando en la próxima generación Lago Cannon que estarían fabricados en 10nm y se lanzarían en 2019.

Intel puede perder mucho ya que tiene por delante una gran competencia como AMD, Nvidia y Qualcomm, lo que hace que la compañía no esté pasando por sus mejores momentos.