Ayer volvíamos a ver movimiento en Microsoft con el lanzamiento de dos nuevas builds para Windows 10. Llegaba la primera build de la próxima actualización de Windows 10, la denominada 19H1, al anillo Skip Ahead con un selecto grupo de Insiders. Estos probarán las últimas mejoras del sistema operativo antes del lanzamiento de la próxima actualización.

Windows 10 ya no nos sorprenderá con actualizaciones

Con Redstone 5, también conocida como la actualización de octubre, Microsoft va a introducir cambios en el sistema de actualizaciones. La compañía está desarrollando una nueva lógica basada en la nube al sistema de actualizaciones. El objetivo será frenar actualizaciones inesperadas mientras estamos trabajando con nuestro ordenador. La actualización hace uso de un modelo predictivo que irá mejorando con el tiempo para entender mejor cuando vas a usar tu equipo. De esta manera, Windows se asegura que no interrumpe nuestro trabajo y se actualiza en el momento idóneo.

También predecirá cuando nos vamos a ausentar del ordenador para aprovechar a instalar las actualizaciones. Desde Microsoft aseguran que han encontrado un modelo nuevo que ha conseguido buenos resultados internamente. La fiabilidad todavía está en el aire pero, al ser un sistema de deep learning, va a mejorar a medida que pase el tiempo y Microsoft mejore el modelo con nuevos datos. De esta manera no solo el sistema será más fiable a lo largo del tiempo, también se adaptará mejor a nuestros hábitos.

Esta característica llegará con Redstone 5, que debería llegar en octubre, y se espera que ponga fin a los problemas de las actualizaciones. Algunos usuarios se han quejado de la interrupción que suponen estas actualizaciones inesperadas. Este sistema inteligente proactivo y diseñado desde el núcleo del sistema parece más efectivo y esperamos que sirva a Microsoft para solventar este inconveniente.