Ayer, para sorpresa de algunos intrépidos trasnochadores, se presentó Surface Go. Este nuevo miembro de la familia Surface llega sin previo aviso y con la espinita clavada de Microsoft, la educación. No es un secreto que Microsoft está muy interesado en el sector de la educación. Sin embargo, las opciones de sus partners y su Surface Laptop no le permiten recortar frente a la competencia.

La competencia no es otra que Google y Apple, unos viejos conocidos que con sus diferentes apuestas van posicionándose. Desde Microsoft consideran que los esfuerzos realizados en OneNote y Microsoft Teams merecen un hardware acorde a las circunstancias. Si tus partners no lo hacen, debes hacerlo tu.

Surface Go quiere marcar un nuevo precedente

La gama baja nunca ha sido plato de buen gusto. Ha evolucionado con el tiempo, Windows 8 supuso un cambio increíble, pero todavía se siente tosco en ciertos dispositivos Windows. El consumismo está ligado al diseño y, es más probable que compres algo, aunque sea de gama baja, con un diseño más atractivo.

Microsoft quiere ofrecer al consumidor la experiencia de Surface a un precio económico, tan económico como nunca. Tan solo las vetustas Surface RT y Surface 2 tuvieron un precio más atractivo, y eso ocurrió en 2013. Debemos comparar esta Surface con la olvidada categoría, única en su especie, de la Surface 3.

Surface 3 fue un producto muy interesante adelantado a su época y con un precio algo elevado. Microsoft lanzó este producto por 549 dólares con un procesador Intel Atom X7, nunca visto antes en otro dispositivo. Ahora, quieren ofrecer un producto todavía más competitivo con un precio de salida de 450€, cincuenta euros menos para Educación.

El objetivo es recuperar el terreno perdido frente al iPad y frenar la ascensión de los Chromebooks. Este Surface Go puede ser un gran dispositivo para uso ofimático en colegios y empresas. Su mayor aliado es su peso, apenas medio kilo lo hacen mucho más llevadero.

Ahora, los partners deben demostrar que también son capaces de ofrecer soluciones interesantes y ligeras para la educación. Tener que llevar todos los días un dispositivo pesado, voluminoso y quizás algo antiestético puede llevarnos a odiarlo. Veremos si Microsoft consigue recuperar el terreno perdido y que dentro de un año hablemos de la reedición de este interesante dispositivo.