Muchos rumores estaban apareciendo en las últimas semanas. Al parecer, Microsoft habría comprado algún estudio para reforzar la división Xbox y Microsoft Studios, pero no se terminaba de concretar cuál era el mejor candidato.

Tras noticias en las que se manejaban cifras estratosféricas sobre hipotéticas compras de Ubisoft o Activision, parece que los de Redmond han preferido invertir en varios candidatos.

Playground era la mejor posicionada

Playground Games era la mejor posicionada para esta compra. Tras años trabajando de forma exclusiva para Microsoft, desarrollando por completo la franquicia Forza Horizon y títulos como Fable Legends, Phil Spencer ha querido asegurarse la exclusividad de la empresa llevando a cabo su compra. Sin embargo, no ha sido la única en pasar a formar parte de Microsoft.

Ninja Theory ha sido la segunda adquisición del gigante tecnológico. Aunque pueda no tener tanto renombre en la actualidad, fue el estudio desarrollador del mítico Devil May Cry y ha participado en la creación del más reciente Hellblade: Senua’s Sacrifice. No se han publicado cifras sobre el precio de estas adquisiciones.

Compulsion Games es quizá el estudio más “indie” con el que se ha hecho Microsoft en esta ronda de adquisiones. Con dos juegos a sus espaldas, We Happy Few es el título más conocido de la desarrolladora canadiense, junto a Contrast. Finalmente, la última compra ha sido Undead Labs, que se ha encargado de producir la saga State of Decay.

The Initiative llega bajo la batuta de Darrell Gallagher

Darrell Gallagher fue el responsable de la vuelta de Tomb Raider en todo su esplendor con su trabajo en Square Enix. El pasado mes de abril se formalizaba su fichaje por Microsoft sin demasiada información sobre sus labores en la empresa. Ahora, conocemos que Gallagher dirigirá un nuevo estudio llamado The Initiative, con sede en Santa Mónica.

Con estas compras y la creación de un nuevo estudio, además de todos los anuncios sobre nuevos exclusivos en la conferencia del E3, Microsoft busca recuperar el hueco perdido a costa de Sony. Veremos si finalmente las nuevas inversiones terminan dando sus frutos en los próximos años.