La empresa japonesa Toshiba siempre ha ofrecido soluciones interesantes en el ámbito de la informática. Muy centrados en el área empresarial, sus diseños disponían de un estilo sobrio pero elegante. Sin embargo, no supieron afrontar de manera correcta el cambio de diseño.

Toshiba dice adios a su división de portátiles

La empresa japonesa Toshiba ha anunciado hoy su capitulación. Si, hoy Toshiba ha dicho adios a su negocio de ordenadores, Toshiba Client Solutions (TCS) y ha vendido el 80,1% a su competidora Sharp por cuatro mil millones de yenes (31 millones de euros al cambio)

Ambos grupos firmaron hoy el acuerdo que finalizará el día 1 de octubre. Este acuerdo incluye la transferencia al grupo Sharp de varias filiales internaciones de Toshiba vinculadas todas ellas a su división de ordenadores.

Toshiba seguirá proporcionando licencias de marca para los ordenadores y equipamientos diseñados, fabricas y vendidos por TCS. Se verán desplazados dentro del negocio pero continuarán en el mercado de otra manera.

Esta noticia ha sido recibida con entusiasmo en la Bolsa de Tokio y ambas empresas subían. La situación de Toshiba era muy delicada tras los problemas de la compañía japonesa con sus operaciones nucleares en Estados Unidos a través de Westinghouse, que tuvo que declarar la bancarrota hace algo más de un año. Esto, forzó a la empresa a desprenderse de su área de memorias, Toshiba Memory.

La situación nos empuja ante otro incipiente monopolio pues Sharp abandonó el negocio de PCs en 2010 y posteriormente fue adquirida por Foxconn en 2016. Así, la empresa china dispone de grandes empresas como Sharp, Toshiba y Belkin. Esta compañía está viendo como caen grandes empresas y aprovecha la oportunidad para adquirirlas.