Microsoft es una de las muchas empresas comprometidas con el bienestar de los más pequeños, algo que hemos podido ver de forma continuada en Windows 10 y Windows 10 Mobile y sus medidas de control parental, encargado entre otras cosas de controlar qué aplicaciones instalan los más pequeños y de limitar el uso que estos hacen de Internet.

Microsoft Launcher mejora el control parental

Ahora, pese a que Microsoft sigue trabajando en esto en Windows 10, tras el adiós de Windows 10 Mobile la compañía ha querido dar un paso más en su launcher de Android tratando así de ofrecer en Microsoft Launcher un control parental más efectivo. Algo que se traduciría en la posibilidad de rastrear dónde están nuestros hijos y revisar qué aplicaciones utilizan.

De esta manera, con esta nueva versión de Microsoft Launcher la compañía de Redmond ofrecerá la posibilidad de encontrar de forma sencilla a los miembros de nuestra familia que utilicen este launcher así como comprobar qué aplicaciones utilizan. Aunque aquí no termina la cosa ya que, como ocurre con el control parental de Windows, Microsoft Launcher también ofrecerá la posibilidad de bloquear el acceso a determinadas páginas webs.

Así, gracias a esta nueva actualización de Microsoft Launcher, la empresa ofrece la posibilidad a las familias de controlar en mayor medida el uso que los jóvenes hacen de sus dispositivos, pudiendo bloquear conductas perjudiciales y dándoles la posibilidad de hacer un uso mucho más saludable de smartphones y tablets.

Disponible muy pronto en la beta

Esta función, que acaba de ser anunciada en estos momentos, no está aún disponible en la beta de la aplicación, aunque como han indicado desde la compañía a de Redmond, estará disponible muy pronto. Las nuevas tecnologías están ya más que integradas en nuestra sociedad y formarán parte queramos o no de la vida de los más jóvenes y, pese a grandes iniciativas como esta de Microsoft, es al final el usuario quien decide si aplica o no estas funciones. El control parental lleva años entre nosotros, el problema es que muchas veces no nos hemos molestado en dedicarle unos minutos y ofrecer así a los más jóvenes un entorno lo más seguro posible. ¿Qué opináis al respecto? ¿Sois partidarios de dar dispositivos electrónicos a los jóvenes bajo este tipo de supervisiones?