Las criptomonedas se han convertido en el oro digital de esta década. Desde que llegase el Bitcoin, hemos visto cómo la falta de regulación y la deep web se aprovechaban de esta nueva forma de pago para actividades delictivas o, simplemente, para la especulación. Estas divisas virtuales han contado con muy poco apoyo por parte de las empresas tradicionales tras las polémicas en las que se han visto envueltas.

El motivo es la seguridad de los usuarios

Microsoft comenzó apoyando el Bitcoin, convirtiéndolo en uno de sus métodos de pago para la Microsoft Store. Después, en marzo de 2016 retiraba esta posibilidad y volvía a habilitarla en marzo de este mismo año. Como vemos, las políticas de uso de las criptomonedas no terminan de quedar del todo claras en Redmond.

Ahora, Bing, el buscador de Microsoft, da la espalda a las criptomonedas cambiando sus políticas de anuncios para evitar que los productos relacionados obtengan mejor posicionamiento dentro del servicio. Este cambio tendrá lugar en junio, junto con otras pequeñas novedades en la política de servicios y productos financieros.

Siempre estamos evaluando nuestras políticas para garantizar una experiencia segura y atractiva para nuestros usuarios de Bing y el ecosistema de publicidad digital. Debido a que las criptomonedas y sus productos relacionados no están regulados, encontramos que presentan un posible riesgo elevado para nuestros usuarios con el potencia de que malos actores participen en comportamientos predatorios o en otras formas de estafa.

Con estas palabras lo comunicaba Melissa Alsoszatai-Petheo, directora de políticas de publicidad de Bing. Microsoft centra este cambio de política en la falta de regulación de las criptomonedas, que está tomando más tiempo de lo esperado para los diferentes gobiernos del mundo. La realidad es que regular una moneda descentralizada y con transacciones anonimizadas no es sencillo.

Recordemos que, pese a que Bing cuenta con una cuota de mercado anecdótica en Europa, en Estados Unidos supera el 20% y crece año tras año. De esta forma, Microsoft aumenta el nivel de protección de sus usuarios, cumpliendo su compromiso con la seguridad y la protección de aquellos que utilizan a diario los servicios de la empresa.