Últimamente las muestras de afecto de Microsoft hacia Linux son más que evidentes. Parece que desde Redmond ya no consideran el sistema operativo de código libre como un rival sino como una utilidad. Ahora, lo último que ha presentado Microsoft sobre Linux es una versión de Ubuntu para Windows 10 sobre ARM. La Build 2018 está dando mucho que hablar.

Ubuntu para Windows 10 sobre ARM, un guiño a los desarrolladores

A pesar de las críticas recibidas, Microsoft sigue trabajando en Windows sobre ARM. Primero ha presentado el nuevo SDK como te informábamos ayer. En esta ocasión, Microsoft ha sido capaz de ofrecer el subsistema Linux existente en Windows 10 para plataformas x86 y x64 pero en ARM.

El cambio de arquitectura es de gran importancia y es un nuevo hito en la colaboración sobre ARM entre Microsoft y Qualcomm. Ubuntu Linux para Windows 10 sobre ARM se podrá instalar como cualquier otra app desde la Microsoft Store. Ubuntu no será la única distribución y en un futuro llegarán OpenSuSE y Debian.

Este subsistema no está pensado para utilizar una aplicación Linux de escritorio porque esto no es una distribución GNU/Linux. El objetivo de Microsoft es diferente y muy interesante para los desarrolladores.

Los desarrolladores necesitan el intérprete de comandos que se instala por defecto en la mayoría de las distribuciones GNU/Linux y a ellos va destinado este guiño. Con ella se pueden ejecutar binarios de Linux en Windows 10 desde la línea de comandos, scripts Bash, comandos de Linux como sed, awk, grep y herramientas como Ruby, Git o Python, directamente en Windows.

Así, los desarrolladores no necesitan usar una distro Linux completa o utilizar herramientas de terceros para realizar estas tareas. El soporte de Ubuntu Linux para Windows 10 sobre ARM llegará a la Microsoft Store durante las próximas semanas.

Microsoft ha sabido encontrarle utilidad a Linux y, su uso como una herramienta y la incorporación a Linux facilitan el desarrollo. Los desarrolladores ven como pueden trabajar con Ruby, Python y Git sin necesidad de abandonar el robusto Windows 10.